alnavio.com
Edición testing    31 de mayo de 2020

Hugo Chávez

Juan Carlos Zapata (ALN).- En la biografía Bolívar, Libertador de América, escrita por Marie Arana, Hugo Chávez queda mal parado. Esta biografía ha sido elogiada tanto en Estados Unidos como en España. Es rigurosa. Pero se lee como una novela. Walter Isaacson dice: “Al fin Bolívar tiene la biografía que se merece”. Y The Washington Post señala que “el enfoque de Bolívar es magistral”. La autora nació en Lima, de padre peruano y madre norteamericana. Por 10 años fue jefa de la sección de libros del Post.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La sentencia es firme: “Venezuela acabó por ser un peso político para las izquierdas, cada vez más y mejor aprovechado por las derechas para construir fantasmas de ‘venezuelización’. Frente a un escenario en el que el proceso venezolano resulta cada vez más alejado de visiones emancipatorias, gran parte de las izquierdas carecieron de herramientas teórico-políticas para dar cuenta de lo que estaba ocurriendo”. ¿Quién afirma esto?

Moisés Naím (ALN).- El populismo no tiene nada de nuevo. En teoría, es la defensa del pueblo noble (el populus) de los abusos de las élites. En la práctica, es usado para describir fenómenos políticos muy diferentes -Donald Trump y Hugo Chávez, por ejemplo-. Por sí solo, es problemático. Cuando se junta con polarización y posverdad, su capacidad destructiva se multiplica.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Toda la trama de la corrupción de Chávez con Portugal comienza en 2010 en un restaurante en Matosinhos, cerca de Porto. Hugo Chávez visitaba otra vez Portugal. Lisboa ya no era sólo un punto de toque técnico en las giras de Chávez a Rusia y Europa. Portugal era una prioridad. Chávez le había dicho a sus más cercanos colaboradores que estaba desencantado con España y ahora prefería Portugal. “Quiero ayudar a Portugal”. Chávez también tenía otra necesidad. Y hace una solicitud que lo encamina hacia una propuesta que deriva en un esquema que desencadena una serie de operaciones milmillonarias.

Pedro Benítez (ALN).- Haber cooperado, o recibido favores del régimen que encabezó primero Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro es como haber hecho un pacto con el diablo. Tarde o temprano hay que pagarlo. Esto explica muchas conductas de la política internacional, como por ejemplo el atolondrado intento del gobierno de España por negar primero y ahora pretender que se olvide el tema Venezuela porque “a nadie le importa”.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El régimen de Maduro corre el riesgo de destapar una caja de Pandora en Portugal. La arremetida contra la línea aérea TAP y contra el gobierno de Lisboa trae viejos recuerdos. Olvidados en algunos casos. Latentes en otros. Entrar en polémica con la empresa y el Ejecutivo no debe caerle bien al embajador de Maduro, general Lucas Rincón Romero, acostumbrado al bajo perfil. Tampoco a su segunda y muy cercana en la embajada en Portugal. Los nervios están de punta.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Llegan estos empresarios a darle la bienvenida al modelo chino. Porque suponen que en ese esquema de dos sistemas en un mismo país, prosperará el capital, y brotará la riqueza, y la economía, y habrá mecanismos de convivencia, porque así lo ha prometido Maduro. ¿No será que estos empresarios ya se rindieron?

Pedro Benítez (ALN).- ¿Puede la Venezuela dominada por Maduro dar un cambio similar al que empezó China hace 40 años? ¿Estaría el chavismo gobernante dispuesto a permitir una economía conectada con la globalización, respetuosa de los derechos de propiedad, con un manejo profesional y responsable de las finanzas públicas, y además a permitir que los incentivos económicos operen libremente? ¿Podría Maduro llegar a un entendimiento con Estados Unidos que lleve a levantar las sanciones tal como hizo Deng Xiaoping en 1979?

Enrique Vélez (ALN).- Cada día un número mayor de millonarios, sean estos jeques árabes, líderes empresariales, hombres de negocios, artistas de cine, estrellas de los deportes, o depredadores de las finanzas públicas, utilizan los jet privados como forma habitual de trasladarse.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Entraron a saco. Porque van por el botín. Como dijo Napoleón Bonaparte: Soldado, lo que no tienes lo tiene el enemigo. Y allí está la Junta Interventora de Multinacional de Seguros. Tomándolo todo. Queriéndolo todo. Convirtiendo el grupo de Tobías Carrero en botín de guerra. Porque en tiempos de chavismo los hechos son guerra, batallas, trinchera, conflicto, enemigo, tierra arrasada, y hasta holocausto, que en eso se traduce el éxodo y el exilio para millones de venezolanos.

Leopoldo Martínez (IQLatino/ALN).- A pesar de estar ubicada en la costa norte de América del Sur y de la frontera con Brasil y Venezuela, así como con Surinam, generalmente tenemos poco conocimiento de la República Cooperativa de Guyana. Además, existe poca información sobre ese país en los medios de comunicación en español.

Pedro Benítez (ALN).- Maduro no es Lenin. Ha optado por permitir la liberación de áreas completas de la economía venezolana pero de contrabando. Sin decir que lo hace. No como parte de un giro estratégico en el camino hacia el socialismo bolivariano. En Venezuela hay una apertura económica caótica, sin articulación de ningún tipo. Sin respaldo en las leyes. Sin la restauración de los derechos de propiedad. El siguiente paso: la privatización drástica de lo que queda de la industria petrolera. El entierro definitivo del proyecto socialista y comunal de Hugo Chávez.

Daniel Gómez (ALN).- No es sólo que el embajador de Cuba en Caracas sea considerado por Nicolás Maduro como un ministro más. Ni que las fuerzas de seguridad estén tomadas por funcionarios de La Habana. O que en Venezuela haya más de 25.000 cubanos “cooperando” con el régimen. La presencia cubana en Venezuela es más profunda.

Daniel Gómez (ALN).- La vicepresidenta de Nicolás Maduro no pudo entrar a España. No la dejaron ni siquiera sobrevolar el espacio europeo para ir a Turquía. Incluso estuvo a punto de ser detenida. La Policía estaba preparada para ello. Y es que así son las sanciones de la Unión Europea. No son un mero burofax. Tienen efecto real. Y lo que le pasó a Delcy Rodríguez le puede pasar a los otros 24 jerarcas de Nicolás Maduro sancionados por la Unión Europea.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Rusia, Irán, Corea del Norte. Estos tres aliados de Maduro están retratados en la más reciente novela, Zorro, de Frederick Forsyth. Se trata de un thriller al puro estilo Forsyth. No comentemos la trama. No hablemos de la novela sino del análisis político que esconde la historia. Allí están los ayatolas. Vladímir Putin. Y la dinastía comunista de Corea del Norte. Y todo enlaza con Venezuela y el chavismo.