alnavio.com
Edición testing    29 de marzo de 2020

José Ignacio Velazco

Juan Carlos Zapata (ALN).- Cuando Hugo Chávez quería manipular e impactar en los grupos de poder que lo rodeaban y en las masas que lo seguían, apelaba a un recurso cuyo propósito era enfatizar en la voluntad de estar dispuesto a llevar a cabo una tarea costara lo que costara. Y ese costo era, de ser posible, reunirse hasta con el diablo y en el mismísimo infierno. Si tengo que reunirme con el diablo, lo haré. Si la reunión es en el infierno, hasta allá iré. Vociferaba Chávez en discursos de calle o en cadenas de radio y televisión. El chavismo, todo, aprendió las frases de Chávez. Y las repite. Maduro las ha repetido. Maduro puede ir al infierno. Pero se niega ir a los Estados Unidos por muy importante que sea la tarea para el interés nacional.
  • 1