alnavio.com

Juan Guaidó

#NegociacionesenVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- La mediación noruega se mueve para Washington. Y para Washington se mueve al menos uno de los miembros del equipo de Juan Guaidó que llevaba la negociación con Nicolás Maduro. Decimos llevaba porque aún no se reactiva. Noruega anda en fase exploratoria. Tanteando el terreno. Otra vez.

Daniel Gómez (ALN).- Menos a una intervención militar, Chile está dispuesto a todo para apoyar a Juan Guaidó. Para conseguir que Nicolás Maduro convoque elecciones presidenciales en Venezuela. Está dispuesto a cortarle las comunicaciones, a cerrarle el espacio aéreo. Incluso ayudaría a un bloqueo naval si hiciera falta. Pero a Guaidó también le pide “sacrificios recíprocos”. Pragmatismo.

Daniel Gómez (ALN).- “Tenemos muchos problemas con Estados Unidos con respecto a sus políticas relativas a Venezuela”, dijo este martes el embajador de Rusia en Washington, Anatoly Antonov. ¿Cuáles son esos problemas?

Daniel Gómez (ALN).- Las imágenes hablan por sí solas. Allá donde va Juan Guaidó, la gente le sigue. Se mueve libremente. Le apoyan. Nicolás Maduro, en cambio, está preso. Limita sus movimientos entre el Palacio de Miraflores y la base militar Fuerte Tiuna. Para pasear tiene que ir hasta Moscú.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Por lo menos son cinco las consecuencias del error del presidente Duque en la ONU. Del error cometido con el informe sobre Maduro. El informe con el que iba a demostrar y a convencer a la Asamblea General de la ONU y al mundo de los nexos de Nicolás Maduro con el terrorismo. Pero el plan se vino abajo con las fotos que no corresponden a la presencia de la guerrilla y los grupos terroristas en territorio venezolano.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hay personajes tóxicos que no pueden estar cerca de ningún presidente. Hay personajes tóxicos con quienes los mandatarios no pueden retratarse. Una fotografía puede ser mortal. O al menos dañina. Tóxica. Le está ocurriendo a Juan Guaidó con las fotos que se tomó con unos presuntos paramilitares cuando cruzaba la frontera desde Venezuela hacia Colombia el 22 de febrero. El chavismo ha convertido este hecho en una causa con la que pretende acorralar a Guaidó. Afortunadamente, el presidente de la Asamblea Nacional y Presidente Encargado, aún está en la etapa en que los ataques no le hacen mella.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Cuando Hugo Chávez quería manipular e impactar en los grupos de poder que lo rodeaban y en las masas que lo seguían, apelaba a un recurso cuyo propósito era enfatizar en la voluntad de estar dispuesto a llevar a cabo una tarea costara lo que costara. Y ese costo era, de ser posible, reunirse hasta con el diablo y en el mismísimo infierno. Si tengo que reunirme con el diablo, lo haré. Si la reunión es en el infierno, hasta allá iré. Vociferaba Chávez en discursos de calle o en cadenas de radio y televisión. El chavismo, todo, aprendió las frases de Chávez. Y las repite. Maduro las ha repetido. Maduro puede ir al infierno. Pero se niega ir a los Estados Unidos por muy importante que sea la tarea para el interés nacional.

Daniel Gómez (ALN).- Para Elliott Abrams, “el juego ruso es muy interesante”. Lo dice porque llevan reuniéndose con el equipo de Juan Guaidó desde hace medio año. Y, agrega, lo seguirán haciendo. “Habrá más reuniones”. Esta declaración es clave en este momento, pues Vladímir Putin le dejó claro a Nicolás Maduro que la Asamblea Nacional es un poder “legítimo” para Rusia.

Pedro Benítez (ALN).- En política (como en la vida) se hace lo que se puede, no lo que se quiere. Se llama aceptar la realidad tal cual es y de allí intentar cambiarla. Es la lógica de la propuesta que Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, reconocido como presidente interino del país por 55 países, ha presentado públicamente. Una solución salomónica.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hacía falta que la fracción chavista regresara a la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó. Hacía falta verles la cara a los diputados rojos. Escucharlos respirar. Sentirlos de cerca. Seguirlos en los discursos. Tropezarse con ellos en los pasillos del Parlamento. Cruzar palabras en el hemiciclo. Mirarse a los ojos. Y lo que comenzó con un saludo parco, formal, Cómo está colega, ha dado pie a frases de mayor elaboración y contenido y también sentimiento. Todo esto indica que se están construyendo puentes. Aún no firmes. Pero al fin y al cabo, el proceso está en desarrollo. El escenario del Parlamento funciona. Ese es el escenario. Lo ha dicho Juan Guaidó. Lo ha dicho el segundo vicepresidente de la Cámara, Stalin González, que insiste en la obligatoria reinstitucionalización del país. Y lo dijo el primer vicepresidente, Edgar Zambrano, al salir de la prisión en la que lo tuvo secuestrado el régimen de Maduro por más de 100 días: Hay que hacer política de la grande.

Daniel Gómez (ALN).- El expresidente de Brasil se cuadra con Vladímir Putin. Está orgulloso de su papel. De cómo enfrenta a EEUU. También comparte los análisis sobre Venezuela, así como las críticas a Juan Guaidó.

Pedro Benítez (ALN).- A dos años y dos meses de la cuestionada instalación la Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela descansa el sueño eterno. No es noticia y nadie la extraña. Se la presentó en 2017 como el Poder Constituyente Originario, supraconstitucional y plenipotenciario, pero no puede ni designar a los rectores del Consejo Nacional Electoral y Nicolás Maduro que fue el promotor ni la toma en cuenta.

Pedro Benítez (ALN).- Maduro no tiene juego nuevo. Carece de nuevas cartas. No tiene ideas nuevas. Perdió el factor sorpresa, ese del que tanto alarde hizo Hugo Chávez. A Maduro se le ven los próximos pasos. Todas sus jugadas de ahora en adelante son previsibles porque ya las aplicó y ninguna le ha funcionado. Exactamente la misma lógica que emplea en la economía.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hay otra consecuencia en el fallo del Dossier que Iván Duque llevó a la ONU. Y es que opaca una buena semana de Juan Guaidó y premia una mala semana a Nicolás Maduro. No es una consecuencia colateral. No para el escenario de Venezuela.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Un analista dijo al diario ALnavío: A Maduro no le fue mal ni bien en Rusia. La verdad es que le fue más mal que bien. ¿Qué logró en concreto? Nada firme. Promesas hacia el futuro. ¿Y hacia el presente? Maduro ha tenido que aceptar la línea de Putin de negociar, de dialogar, más allá de la iniciativa que ha firmado con un sector de la oposición que no es representativo de las fuerzas mayoritarias de Venezuela. Juan Guaidó tenía razón cuando dijo este martes: Van a regresar a la mesa facilitada por Noruega, y lo harán. Putin lo ha pedido así.