alnavio.com
Edición testing    9 de abril de 2020

Juan Guaidó

José Guerra (ALN).- Es un lugar común decir que Venezuela atraviesa por una crisis humanitaria. La aparición de la pandemia del coronavirus vino a poner en evidencia la tragedia que todos conocían y además a evidenciar lo precario y la vulnerabilidad del país para lidiar con un enemigo tan letal. Con el problema adicional del financiamiento durante y luego que pase la pandemia se hace perentorio. He propuesto la conformación del Fondo Humanitario Venezuela para, con los recursos que se acumulen, aplicarlos a la atención inmediata de los venezolanos.

Ysrrael Camero (ALN).- El gobierno de Estados Unidos ha vuelto a poner en el tapete aquello que los representantes de Nicolás Maduro y del presidente Juan Guaidó habían discutido, bajo el patrocinio de los noruegos y con el apoyo de la comunidad internacional, tanto en Oslo como en Barbados, esto es, un acuerdo que facilitara la realización de unas elecciones presidenciales competitivas, sin Maduro y sin Guaidó. Cuando esto fue planteado, como parte de la negociación, el régimen de Maduro decidió bloquear cualquier acuerdo, lanzándose nuevamente por el tobogán de intransigencia que nos tiene a todos atrapados en una pesadilla. Henos aquí, muchos meses después, ¿qué ha cambiado?

Caleb Zuleta (ALN).- “Estamos ante una poderosa especie de licuadora gigante donde se mezclan los diversos intereses de diferentes organizaciones criminales vinculadas fuertemente a la corrupción y al tráfico de drogas”, señala Carlos Tablante, exministro de Estado y expresidente de la Comisión Antidrogas de Venezuela entre 1996 y 1998. Opina que es positiva la decisión del gobierno de EEUU de desplegar naves en el Caribe para enfrentar el tráfico de drogas internacional, con claras referencias a Venezuela, pero, aclara, “la amenaza de una invasión a Venezuela en los términos en que se realizó la de Panamá para la captura de Manuel Noriega, es un escenario indeseable y sería lamentable”. En Panamá hubo 4.000 muertos.

Zenaida Amador(ALN).- Desde el 13 de marzo, cuando en Venezuela se decretó el estado de alarma nacional por la aparición de Covid-19 en el territorio, Nicolás Maduro no ha escatimado en sus prácticas represivas y en sus violaciones a la libertad de expresión. La “furia bolivariana” va en escalada, sin importar si se trata de líderes políticos, médicos o periodistas. Para eso el régimen tiene en las calles a sus fuerzas especiales de seguridad a cargo de la represión.

Daniel Gómez (ALN).- EEUU y Juan Guaidó ponen el foco en la Fuerza Armada. Los militares son la clave para que Nicolás Maduro abandone el poder y permita un gobierno de transición que libere a Venezuela. ¿Pero dejará solo el Alto Mando a Maduro? “No creo que esta estrategia funcione ahora si no ha funcionado antes”, dijo la experta noruega, Benedicte Bull. “Maduro no está tan solo en estos momentos”, recordó la analista española Anna Ayuso. “La reconciliación nacional requiere trabajo, esfuerzos, estrategias. Y no veo eso de momento”, agregó la investigadora venezolana de la Universidad de Oxford, Maryhen Jiménez.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Corea del Sur es un ejemplo a seguir en materia sanitaria. Estados Unidos aprobó un paquete de medidas económicas por dos billones de dólares. Acciones similares han sido adoptadas en Francia y España, así como en otros países. La respuesta en toda Latinoamérica se hace sentir bajo el método de ensayo y error, con muy limitados recursos financieros, sanitarios y profesionales. ¿Y Venezuela? ¿Será posible un acuerdo político que permita enfrentar la pandemia?

Pedro Benítez (ALN).- Por medio de Mike Pompeo y Elliott Abrams, el gobierno de Estados Unidos ha asumido la propuesta de transición política que Juan Guaidó hizo pública en septiembre pasado y que luego dirigió a los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en una sesión de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela. No es una oferta que se le hace a Nicolás Maduro y a Diosdado Cabello. Se le hace a los gobernadores del PSUV, al Alto Mando Militar y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), es decir, a la coalición cívico-militar chavista que sostiene a Maduro. ¿Es una oferta que no pueden rechazar? ¿Qué alternativas y escenarios tiene el chavismo?

Daniel Gómez (ALN).- Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, pidió a los diputados electos de la Asamblea Nacional constituir “un aceptable Consejo de Estado” que facilite elecciones presidenciales y parlamentarias en Venezuela. Para ello, tanto Nicolás Maduro como Juan Guaidó tendrían que dar un paso al lado. Se suspenderán las sanciones si esto se cumple. EEUU también pide que los comicios cuenten con observadores internacionales y que las fuerzas de seguridad extranjeras se marchen del país.

Daniel Gómez (ALN).- El gobierno de Donald Trump anunció este martes un Marco de Transición Democrática para Venezuela. “Propone que tanto el señor Maduro como Juan Guaidó se hagan a un lado para que los miembros electos de la Asamblea Nacional de ambos lados puedan crear un Consejo de Estado para servir de transición”, dijo el enviado especial para Venezuela de EEUU, Elliott Abrams. Esta propuesta se la hizo Guaidó a Maduro en Barbados en 2019. Maduro la rechazó.

Zenaida Amador (ALN).- Si bien Rusia ha sido un aliado estratégico del régimen de Nicolás Maduro, cada día se le hace más costoso seguir adelante con este apoyo. No se trata solamente del riesgo de que las sanciones de Estados Unidos impacten sus negocios, en un contexto global desalentador para el negocio energético, sino de que la Federación Rusa se está exponiendo a una pérdida milmillonaria en su apuesta por Venezuela. La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Vladímir Putin en su arriesgada jugada de respaldo al chavismo.

Pedro Benítez (ALN).- El Poder Judicial de Estados Unidos ha comenzado a moverse como una pesada pero imparable maquinaria contra los principales dirigentes del régimen chavista en Venezuela empezando por Nicolás Maduro. Nada lo va a detener. No se trata ya de la simpatía o cálculos electorales de Donald Trump o de algún otro político republicano o demócrata en ese país. Las instituciones de los EEUU no le van a dar tregua a Maduro. Con o sin coronavirus. Esto desbarata los planes para flexibilizar las sanciones y complica todavía más el cuadro político venezolano.

Ysrrael Camero (ALN).- En momentos en que la opinión pública mundial se encuentra enfocada en la respuesta de los gobiernos a la pandemia global del coronavirus, William Barr, fiscal general de los Estados Unidos, anuncia la presentación de cargos criminales contra Nicolás Maduro y otros altos personajes del entorno de su régimen, llegando a ofrecer altas recompensas a quienes contribuyan a su aprehensión. ¿Cómo ha de ser leído este paso? ¿Qué consecuencias políticas reales tiene este anuncio en Venezuela? ¿Acerca un cambio político democratizador o contribuye a consolidar el autoritarismo? ¿Obedece esta decisión a factores internos de la política del gobierno de Trump?

Daniel Gómez (ALN).- El presidente encargado, Juan Guaidó, quiere que la ayuda humanitaria entre a Venezuela. Por eso se dispone a colaborar con la Fuerza Armada, pero en ningún caso con Nicolás Maduro. Esto era algo que le pedían algunos sectores de la oposición, entre ellos el excandidato presidencial Henrique Capriles. Otros sectores, no obstante, le reclaman a Guaidó más dureza contra Maduro.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Impensable un titular como este hace apenas unas semanas. Impensable que la propuesta provenga de una de las figuras que más oposición le han hecho al régimen de Nicolás Maduro dentro de Venezuela, en Colombia, en América Latina y España. Se trata del expresidente colombiano, Andrés Pastrana. “Si hay algún enemigo de Maduro reconocido nacional e internacionalmente soy yo”, reconoce, y es eso lo que le confiere autoridad para hacer el llamado al gobierno de Iván Duque.

Zenaida Amador.- El brote del Covid-19 en Venezuela está estimulando la idea de que es necesario que ocurra un gran acuerdo nacional para hacer frente a las dificultades, tanto en el ámbito de la salud como a nivel económico, algo que a simple vista luce como la medicina indispensable para un país que lleva años en una profunda crisis política e institucional, con la población empobrecida y el aparato productivo destruido. Sin embargo, existe el temor de que se trate de una nueva oportunidad para Nicolás Maduro de aprovechar políticamente la crisis a favor de su estrategia de sostenerse en el poder a cualquier precio.