alnavio.com

Marco Rubio

Pedro Benítez (ALN).- En el reciente encuentro que sostuvo con su colega colombiano Iván Duque, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a propósito de una pregunta sobre Venezuela advirtió: “Siempre tengo un plan B, C y D. Yo probablemente tendré más flexibilidad que cualquier hombre en este puesto”. En ese caso concreto no exagera, pues sus opciones son muy amplias. No obstante, lo que parece evidente es que sus estrategas en este tema, John Bolton y Elliot Abrams, siguen apostando a que el cambio en Venezuela ocurrirá desde adentro.

Zenaida Amador (ALN).- La radicalización del régimen de Nicolás Maduro alcanzó un estadio superior este 23 de febrero a pesar de que los ojos del mundo estaban centrados en Venezuela. No sólo bloqueó el acceso al país de la ayuda humanitaria, sino que para hacerlo se valió de colectivos civiles armados y otros grupos de choque con saldo de al menos dos asesinados y 66 heridos. Maduro cerró la puerta a las opciones conciliadoras y, con su respuesta, lanzó un reto a la comunidad internacional.

Daniel Gómez (ALN).- “Tenemos que tomarnos muy en serio la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, porque el círculo que rodea al presidente [Donald Trump] siempre está a favor de la intervención”, dijo Ben Rodhes, consejero adjunto de Seguridad en la Administración de Barack Obama, tal como reseña la edición impresa de El País.

Alonso Moleiro (ALN).- La cuenta de Twitter del senador estadounidense Marco Rubio honra con total elocuencia la bien ganada fama de ser uno de los adversarios más fieros de Nicolás Maduro. El republicano es una voz sobresaliente en el coro internacional que señala los excesos y violaciones a la legalidad de Maduro.

Daniel Gómez (ALN).- Venezuela “necesitará -a los militares- para la seguridad y la estabilidad en la transición a la democracia”. La frase bien podría ser de Juan Guaidó, pero no. Es del senador de Florida, Marco Rubio. Y esto indica que desde el gobierno de Donald Trump están aplicando el libreto diplomático del presidente encargado. No siempre fue así. Desde Washington, tanto Trump como sus asesores venían sosteniendo un discurso más duro.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- La crisis que vive Venezuela, así como la ruta que transita para restablecer el orden constitucional democrático, son inéditas. Sin elecciones confiables, el sufrimiento del pueblo venezolano, ya inmenso, sería aún mayor; y asistiríamos irremediablemente a un escalamiento del conflicto político cuyo desenlace nadie puede predecir.

Juan Carlos Zapata (ALN).- ¿Está dispuesto Donald Trump a asumir el reto de decretar la intervención militar en Venezuela? ¿Qué elemento será el detonante para que el presidente de los Estados Unidos tome la decisión? Diego Arria es el venezolano que mejor conoce a Trump. Lo conoció hace muchos años cuando estuvo involucrado en la negociación de unos terrenos en Nueva York junto al padre de Mauricio Macri, en efecto, el mismo que hoy es presidente de Argentina.

Moisés Naím (ALN).- El arribo al poder de Donald Trump es sólo una manifestación de las fuerzas que tienen a la sociedad estadounidense dividida, crispada y confundida. La venta de armas, el abuso de los opiáceos, el precio de los medicamentos y el cambio climático son otros grandes problemas de EEUU.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El pulso entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó sigue en el foco mundial. Pero ya no hay pulso musical, el que ganó Guaidó el viernes 22 con el concierto Aid Live para Venezuela. El nuevo pulso ha entrado en terrenos más complicados y escabrosos. Es el juego del poder definitivo para ambos líderes.

Aníbal Romero (ALN).- El reciente discurso del presidente Donald Trump en Miami tiene gran importancia, y constituye en sí mismo un evento político de primer orden. Ante todo, porque explicó con suma claridad qué ha pasado en Venezuela bajo el régimen chavista-madurista, y en segundo lugar porque esbozó con trazos inequívocos una estrategia dirigida hacia un futuro distinto y mejor. Lo dicho por Trump puede sintetizarse en tres frases principales.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- El senador demócrata Bob Menéndez preparó un proyecto de ley otorgando alivio o protección migratoria temporal (TPS) a los venezolanos, que encontró respaldo en el senador republicano Marco Rubio. En la Cámara de Representantes sucedió lo mismo, con el liderazgo del diputado demócrata Darren Soto. Lo cierto es que el TPS lo puede acordar el presidente Donald Trump sin necesidad de una nueva ley, bajo la legislación migratoria vigente.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Donald Trump incluyó en el discurso del Estado de la Unión una concreta referencia a la crisis de Venezuela, con un alentador y decidido apoyo a la Presidencia interina de Juan Guaidó. La historia del conflicto que vive Venezuela, y el endurecimiento bien documentado del Gobierno de los EEUU frente a los excesos de Nicolás Maduro y su régimen, comenzaron con la Ley Menéndez-Rubio, una iniciativa bipartidista. El presidente Barack Obama dictó el primer pliego de sanciones a funcionarios del régimen chavista y, con base en esa ley, renovó la autoridad del Ejecutivo para seguir emitiendo sanciones antes de entregar el mando a Trump.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Un primer balance de las elecciones en EEUU confirma que en medio de una economía sin problemas y a pesar del estructural “Gerrymandering” que favorece la rentabilidad del voto por los republicanos, Donald Trump y su partido perdieron el control del Congreso, y aunque el Senado sigue en manos republicanas, existe un importante contrapeso en el Poder Legislativo.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- La crisis de Venezuela cobra fuerza en el debate político electoral de los EEUU. Ya no es sólo un asunto de política exterior. La presencia de los venezolanos en Florida y otros estados lo ha convertido en política electoral; y cuando ello sucede, se aplica la máxima de que toda política exterior es en el fondo política interior.

Antonio José Chinchetru (ALN).- El presidente electo de Colombia viajó a EEUU con una apretada agenda que incluyó encuentros con altos cargos del gobierno de Donald Trump, miembros latinos del Congreso y los máximos responsables del FMI y del BID. Duque trabajó para tejer alianzas. Una de ellas es con el poder político hispano en el Capitolio. Otra con la Casa Blanca contra el narcotráfico. También afianzó relaciones con líderes de la política de EEUU y de la OEA frente al régimen de Nicolás Maduro.