alnavio.com

Miguel Díaz Canel

María Rodríguez (ALN).- Los apoyos de Nicolás Maduro se han reducido a Miguel Díaz-Canel, Evo Morales, Daniel Ortega, Salvador Sánchez Cerén y Anatoly Bibilov. Sólo estos cinco presidentes acompañan a Maduro en la toma de posesión de este 10 de enero en Venezuela. Un mandato que medio mundo no reconoce. Lejos queda la transición de 2013. Maduro inició aquel mandato como demócrata. Ahora muchos lo llaman tirano y dictador.

Pedro Benítez (ALN).- Por presión externa y realidad interna hoy en Venezuela están planteados dos escenarios. Siguiendo el ejemplo de dos extintos regímenes comunistas en 1989: Una transición pactada como en Polonia o un colapso como en Rumania. Vladimir Putin influye en Maduro con el fin de que logre el entendimiento y la normalización de las relaciones con la oposición venezolana para estabilizarse. Pero puede que ya no haya nada que desde la oposición se pueda hacer en ese sentido.

Daniel Gómez (ALN).- Hasta ahora era Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la UE, quien lideraba el diálogo con Cuba en Europa. Tras el nuevo acuerdo firmado por el presidente español, Pedro Sánchez, en La Habana, España se suma a los esfuerzos de Bruselas, recupera el terreno perdido y “normaliza” la situación con el país caribeño.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El epicentro del chavismo del continente está en crisis. Es la crisis de la Venezuela del chavismo y del gobierno de Nicolás Maduro. Y es también la crisis del chavismo en la Nicaragua de Daniel Ortega. Dos ejemplos que son ya casos de juicio internacional. Y dos casos en los que la inversión extranjera no quiere entrar. Si las grandes empresas españolas, por ejemplo, no se han retirado de Venezuela es porque aún aguardan por un cambio. El propio gobierno de España, en palabras del canciller, Josep Borrell, ha advertido que el mandato constitucional y legítimo de Maduro se acaba el 10 de enero próximo. ¿Y después qué? Hacia Nicaragua, por otra parte, se endurece la presión internacional, también marcada por la posición española. De hecho, banqueros consultados en Madrid han dicho a ALnavío que la represión del régimen de Ortega minó la confianza hacia Nicaragua y por coletazo hacia América Central, al punto de que se han suspendido proyectos de inversión hacia la zona.

Daniel Gómez (ALN).- Mientras la periodista cubana Yoani Sánchez le recordaba al mandatario, Miguel Díaz-Canel, la pobre situación que viven algunos ciudadanos del país, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, le daba una cálida bienvenida. Y es que así está el Twitter de Díaz-Canel: lleno de contrastes.

Leticia Núñez (ALN).- El presidente de Nicaragua se borra de la Asamblea de Naciones Unidas. Su nombre aparecía en la lista de oradores desde hace dos semanas, pero ya no está. Cancela su asistencia al gran foro mundial tras casi medio año de una crisis que ha dejado más de 500 asesinados y 1.300 desaparecidos. Mientras, la presencia de Nicolás Maduro continúa siendo una incógnita: de acuerdo al programa de la ONU comparecerá hoy, pero el mandatario lo puso en duda porque, según él, hay planes para asesinarlo.

Redacción (ALN).- El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, aprovechará la asistencia a la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, para reunirse con el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y con el mandatario de Argentina, Mauricio Macri.

Pedro Benítez (ALN).- Ni política, ni estrategia. Las democracias más importantes del continente americano han condenado la deriva dictatorial de Nicolás Maduro. Han desconocido la instalación de su Asamblea Nacional Constituyente y su reelección del 20 de mayo pasado. Pero no han podido evitar que siga en el poder. Están ante el mismo dilema que por años ha tenido la oposición venezolana al chavismo: ¿Cómo enfrentar pacíficamente a un régimen que está dispuesto a permanecer en el poder a cualquier precio?

Juan Carlos Zapata (ALN).- La presencia de Evo Morales en la toma de posesión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido catalogada como una señal de pragmatismo. Morales fue el único de los mandatarios de la órbita chavista-castrista en asistir este martes a Brasilia. Morales viene de mantener buenas relaciones con Michel Temer, no así Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Daniel Gómez (ALN).- Quedan dos días para que se cumpla el segundo aniversario de la muerte de Fidel Castro. Por eso Granma inunda la portada con noticias del líder cubano y deja en segundo plano la histórica visita del mandatario español, Pedro Sánchez. Hay otra cosa que sorprende. Que el periódico diera más bombo a la visita del presidente, Miguel Díaz-Canel, a la dictadura de Corea del Norte, que al recibimiento de Sánchez luego de tres décadas de ausentismo español en la isla.

Daniel Gómez (ALN).- Miguel Díaz-Canel está de gira. Su primera parada fue Rusia y dio cuenta de ello en Twitter. No escatimó en detalles. Por eso sorprende que al llegar a Corea del Norte se olvidara de la red social. Ni un tuit que mencione el épico recibimiento que el mandatario cubano tuvo en Pyongyang. Según el diario Granma, fue “estremecedor”.

Antonio José Chinchetru (ALN).- El Debate General de la ONU deja en evidencia el aislamiento del régimen de Maduro en el continente americano. Tan sólo tres voces se alzaron en el estrado de los oradores para defender al autócrata venezolano. Fueron Miguel Díaz-Canel, Evo Morales y Salvador Sánchez Cerén.

Daniel Gómez (ALN).- Desde que llegó al poder, Miguel Díaz-Canel ha insistido en informatizar Cuba, abaratando los accesos y extendiendo el internet móvil a todo el país. De ahí la reunión en Nueva York con directivos de grandes tecnológicas de EEUU, las cuales no están tan limitadas por el embargo.

Redacción (ALN).- Desde 1986, cuando Felipe González visitó a Fidel Castro, no se produce un viaje oficial de un presidente español a La Habana.

Pedro Benítez (ALN).- “Quédese fuera de Venezuela, Sr. Trump”, le pide el diario The New York Times en un editorial al presidente de Estados Unidos. Cuestiona los contactos clandestinos con golpistas en Venezuela, “dado su largo historial de intervenciones en América Latina”. Mientras tanto, Nicolás Maduro insiste en acercarse a Donald Trump y mantiene discretos contactos con sus enviados. Sus razones son de peso.