alnavio.com
Edición testing    14 de julio de 2020

Napoleón Bonaparte

Rafael del Naranco (ALN).- En su partida de nacimiento se asentaba un apellido teutón: Curzio Suckert. Había nacido en Prato, tierra de Toscana, de padre alemán y madre italiana. Un día que desplegaba su profesión de periodista en Nápoles, un compañero de oficio le preguntó el motivo de transferirse el apellido Malaparte, y él respondió con precisión: “Bonaparte ya había uno”.

#MisLibrosFavoritos

Aníbal Romero (ALN).- Un mundo restaurado, de Henry Kissinger. “Admito que mucho me hubiese gustado escribir este libro; pero ya que Kissinger lo hizo, y muy bien, me he conformado con leerlo y disfrutarlo. Se trata seguramente de la obra de la que más he aprendido, en lo que tiene que ver con el complejo tema del poder y las relaciones internacionales, y ocupa lugar privilegiado entre los libros que consulto con mayor frecuencia”.

Nelson Rivera (ALN).- El miedo a matar o a morir en un combate invade los cuerpos y las mentes de policías y soldados. No hay nada tan tóxico como la escena donde se produce una batalla. Un intercambio de balas.
  • 1