alnavio.com
Edición testing    26 de enero de 2020

Nicaragua

Daniel Gómez (ALN).- Para Rusia la fórmula Juan Guaidó es la estrategia de EEUU de imponer un gobierno nuevo en un país que considera enemigo. Estrategia que, según Moscú, fue empleada en 2019 en Venezuela con el apoyo de Washington al presidente de la Asamblea Nacional para sacar del poder a Maduro. Estrategia que ahora el canciller, Serguéi Lavrov, no descarta que el gobierno de Donald Trump vuelva a aplicar en otros países del mundo.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Al acercarse el final de 2019, dejamos de lado el juicio político a Trump y el ciclo electoral, imán de la conversación política, para hacer un balance de la política de los Estados Unidos frente a América Latina bajo la presidencia de Donald Trump.

Rogelio Núñez (ALN).- Cuatro son las características que presentará 2020 para la región latinoamericana: será un año de muy alta intensidad electoral, de persistencia de la parálisis reformista a causa de los bloqueos político-institucionales, de favoritismo de las oposiciones en las urnas y de persistencia de las grandes incertidumbres.

Daniel Gómez (ALN).- Para el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, Nicaragua es un “socio estratégico”. La relación diplomática está cumpliendo 75 años y por eso el canciller del país latinoamericano, Denis Moncada, se encuentra en Moscú. Ambos se reunieron este viernes. Nicaragua es, junto a Venezuela y Cuba, uno de los principales aliados de Rusia en la región.

Daniel Gómez (ALN).- El más reciente informe de la Cepal determina que “el septenio 2014-2020 será el de menor crecimiento económico en América Latina en los últimos 40 años”. Para 2019 la economía de la región apenas evolucionará 0,1%. Y para 2020 se espera una ligera alza de 1,3%. Venezuela, Nicaragua y Argentina son las economías más golpeadas.

Zenaida Amador (ALN).- El impacto de las decisiones adoptadas en el XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo celebrado en Caracas, Venezuela, todavía no termina de percibirse con claridad. Algunos le atribuyen la raíz de los conflictos que azotaron a la región desde agosto, pero poco más. Sin embargo, el impacto buscado es de más largo aliento, porque intenta allanar el camino para la continuidad de la izquierda latinoamericana en el poder recurriendo a varias vías, entre ellas la ideologización.

Daniel Gómez (ALN).- El próximo canciller de la Unión Europea, Josep Borrell, dice que la crisis de Venezuela, junto al Brexit, son problemas “que parecen irresolubles”. Parte de la culpa, admite, la tiene la propia Europa, incapaz de reaccionar frente a los problemas “de manera rápida y efectiva”. Y agrega: “Nos arriesgamos a caer en la irrelevancia como actor global y a no poder defender nuestros valores e intereses en un escenario mundial cada vez más complejo y con poderosos nuevos actores. Así ha ocurrido ante la crisis en Venezuela”.

Caleb Zuleta (ALN).- La delegación de parlamentarios de España logró a entrar a Caracas. Tres diputados y un senador participarán hoy en el Primer Encuentro Parlamentario Mundial por la Libertad y la Democracia en Venezuela. Se temía que el régimen de Nicolás Maduro no les permitiera el ingreso. Desde este lunes, los parlamentarios están alojados en el Hotel Marriot de El Rosal de la capital de Venezuela.

Daniel Gómez (ALN).- Si Daniel Ortega no renuncia, la apuesta es política. Así lo piensa la patronal de empresarios de Nicaragua. Salvo sorpresa, la idea es esperar a 2021, cuando se celebrarán los próximos comicios presidenciales, y apoyar a la oposición con financiamiento. Preparan entre 20 y 25 millones de dólares para ello. Agregan que lo ideal es que haya sólo un candidato opositor. No quieren que se divida el voto.

Ysrrael Camero (ALN).- ¿Cuánto hay de distinto y cuánto de común en las protestas que se despliegan hoy en Latinoamérica? ¿Qué las une y qué las separa? ¿Son acaso fruto de dos conspiraciones mundiales que chocan localmente o expresan agendas sociales internas, sectoriales, regionales o nacionales?

Pedro Benítez (ALN).- Aunque en la crisis de Bolivia el foco mediático internacional ha estado en el estrafalario líder del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, en realidad el hombre que sin armas, con unos breves discursos redactados por él mismo en una hoja de papel y haciendo uso de la estrategia electoral puso a Evo Morales contra las cuerdas, fue el expresidente Carlos Mesa. Él fue el factor clave en la caída de Morales y ahora intenta serlo para estabilizar ese país.

Juan Carlos Zapata (ALN).- En el equipo de Juan Guaidó entienden que Alberto Fernández no es Cristina Fernández de Kirchner. Han estudiado el tema. Han seguido las declaraciones del excandidato y ahora presidente electo de Argentina. Entienden que no es Nicolás Maduro. No es Evo Morales. No es Miguel Díaz-Canel. No es Daniel Ortega. El equipo de Guaidó por ello traza una estrategia diferente para Alberto Fernández.

Pedro Benítez (ALN).- Los dos principales herederos del régimen chavista están contentos por las protestas en Chile y Ecuador. Tienen algo más que un respiro. Pero ellos saben que las cosas no han salido como las planearon. También están sorprendidos y temerosos del efecto contagio que no se detiene en regímenes de izquierda o de derecha. El segundo a bordo del régimen chavista, Diosdado Cabello, transmite euforia en sus intervenciones públicas. Desde su punto de vista no es para menos. La ola de protestas primero en Ecuador y luego en Chile lo tiene en regocijo. Nicolás Maduro por su parte está satisfecho pero es más prudente.

Daniel Gómez (ALN).- Los gobiernos que cambiaron el mapa político en América Latina no trajeron la estabilidad prometida. Chile arde en protestas. Ecuador ardió hace una semana. Hay problemas en Colombia. Y una crisis económica dejó herido de muerte al gobierno de Mauricio Macri en Argentina. La izquierda tampoco se libra de la inestabilidad. Hoy Bolivia es un hervidero ante el posible fraude electoral de Evo Morales. Hace una semana en México el cuestionado gobierno de Andrés Manuel López Obrador se vio doblegado por el narcotráfico. Por no hablar de las continuas crisis de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Rogelio Núñez (ALN).- Evo Morales nunca ha creído en la democracia liberal. Tras casi 15 años en el poder elegido (2005) y reelegido (2009 y 2014) en las urnas gracias a un viento económico favorable (el boom de los hidrocarburos), a una estrategia clientelar y a la cooptación de las instituciones, su raíz corporativista y autoritaria se había olvidado en el baúl de los recuerdos.