alnavio.com
Edición testing    14 de julio de 2020

Nicolás Maduro

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Si las elecciones en los Estados Unidos fueran hoy, Joe Biden las ganaría. Es lo que constatan las encuestas de manera unánime. Y mientras se reciben estos datos, algunos venezolanos albergan inquietudes respecto de las consecuencias que la salida de Trump de la Casa Blanca tendrá para la causa de la democracia venezolana. La verdad es que, como bien ha dicho Andrés Oppenheimer, Trump con su retórica, unilateralismo y falta de compromiso con las grandes causas democráticas globales, lo que ha hecho es debilitar la coalición internacional imprescindible para un desenlace positivo en Venezuela.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Trump reconoció a Guaidó y una vez que lo hizo le asaltaron las dudas porque lo veía muy joven. La revelación es de John Bolton, el ex asesor de Seguridad destituido por Trump. La revelación la hace en el libro de memorias que saldrá en circulación este 23 de junio. El gobierno de Trump quiere detener la venta.

Zenaida Amador (ALN).- Parece que sin la posibilidad de seguir haciendo negocios con la gasolina más barata del mundo, como la mantuvo el chavismo por varios lustros como una estrategia política de sostenimiento en el poder, llegó la hora de hacerlos con la escasa gasolina disponible, pero tratando de mantener las economías alternativas desarrolladas al amparo del régimen y que le dan soporte. Nicolás Maduro pone en marcha un plan de “revalorización” de la gasolina en el cual, además de autorizar un drástico aumento del precio, da un paso para que actores privados tomen parte en la distribución y venta de combustibles en contravía de lo que se conoce está establecido en las leyes.

José Guerra (ALN).- El martes 26 de mayo de 2020 fue asesinado en una emboscada en el estado Bolívar, el primer teniente de la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela, Jesús Manuel González Gómez. También falleció un sargento. Fueron muertos por una banda de delincuentes, traficantes de oro y tal vez de drogas. El primer teniente González Gómez murió en el cumplimiento de su deber y vocación, sirviendo a la patria, no sirviéndose de la patria. Y como ese teniente y ese sargento, así están miles de oficiales y tropas de la institución, prestos a cumplir lo que juraron cuando adoptaron el uniforme como símbolo de vida. El honor fue divisa.

Por Zenaida Amador (ALN).- Cuando en 2016 de Nicolás Maduro habló de incorporar el gas doméstico al sistema de distribución de los CLAP quedaba claro que había un problema grave, ya que todo lo asociado a ese programa especial comunal del régimen intenta encubrir la aguda escasez que sacude a Venezuela, principalmente de alimentos, mientras eleva su control sobre la población. Cuatro años más tarde el problema no solo se ha agudizado, sino que carece de perspectivas de solución, salvo que se recurra a importaciones aunque no hay recursos para eso.

Pedro Benítez (ALN).- En Venezuela está en desarrollo un cambio transcendental. Por primera vez en décadas el sector privado está dejando de depender del Estado y es el Estado el que está empezando a depender de los privados. Y eso es algo que a la plana mayor del chavismo no le gusta. Pero esa es, por ejemplo, la solución definitiva a la grave escasez de combustible que tiene paralizado al país desde hace 10 semanas.

Guillermo Ortega (ALN).- Cuentan algunos economistas rusos que en tiempos de la Unión Soviética en realidad pocos veneraban el manual de economía política y, a la hora de resolver asuntos prácticos, preferían estudiar programación lineal o econometría. Al final eran herramientas más útiles que las arengas contenidas en el manual, utilizadas para catequizar desde los tiempos de Stalin. Igual sucede con los economistas cubanos. En las universidades de La Habana hay más interés por estudiar microeconomía o teoría monetaria que invocar los salmos de teoría marxista, quizás útiles para la crítica pero de escasa utilidad para resolver los problemas que aparecen en la gestión de gobierno.

Zenaida Amador (ALN).- El tejido de ilegalidades que sostienen la institucionalidad venezolana abrió este martes una nueva rama de conexiones a través de las cuales el Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro nombró presidente de la Asamblea Nacional a Luis Parra, quien en enero pasado se impuso en ese cargo en un acto írrito, por la fuerza y sin el respaldo de la mayoría parlamentaria requerida, tratando de quitarle el piso a la presidencia interina de Juan Guaidó. Y, más allá de esto, perfilando un Parlamento a la medida para crear las condiciones para un eventual proceso electoral que Maduro no está dispuesto a perder.

Pedro Benítez (ALN).- Rafael Ramírez, Eulogio Del Pino, Nelson Martínez, Asdrúbal Chávez y Manuel Quevedo, ministro tras ministro de Petróleo, presidente tras presidente de PDVSA, todos y cada uno no solamente fueron promesas y fracasos en el intento de levantar industria petrolera venezolana. Además, cada gestión fue un desastre todavía mayor que el anterior. Unos con más responsabilidad que otros. En esta ocasión Tareck El Aisami y sus aliados (o socios) rusos e iraníes hacen un nuevo intento.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El objetivo es Juan Guaidó. Para que se cumpla la sentencia dictada hace unos días por la esposa de Nicolás Maduro: Guaidó no se salva de esta. Esta es la Operación Gedeón. El régimen acusa al partido de Leopoldo López de terrorista pero lo que persigue de manera inmediata es acorralar a Guaidó.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, parece tener claro el escenario de gravedad. Por eso la UE se moviliza. La Unión Europea tiene un plan para contribuir a una solución de la crisis política en Venezuela. Al menos lo tiene el jefe de la diplomacia de UE, Josep Borrell. Es un plan en 4 fases. ¿Cuáles son?

Caleb Zuleta (ALN).- El jefe de la política exterior de la Unión Europea no abriga duda alguna. Josep Borrell señala que el coronavirus ha empeorado la situación en Venezuela y en la región. Apunta que en cualquier momento puede haber un “chispazo”.

Pedro Benítez (ALN).- Independientemente de las disputas, divisiones y fracasos de la oposición, de la impotencia de la comunidad internacional para promover una transición en Venezuela o de la imaginaria narrativa que el chavismo pretende imponer, el factor real y fondo del cuadro político del país es el extendido hastío y repudio (fácilmente constatable) por parte de la población hacia Nicolás Maduro y su régimen. ¿Puede eso provocar por sí mismo un cambio político? Por supuesto que no. Pero ese mar de fondo es una invitación. Son las condiciones objetivas. Porque cualquier intervención externa o solución interna que desaloje a Maduro del poder será recibida con un enorme respaldo popular.

Aníbal Romero (ALN).- El avance de varios tanqueros iraníes hacia Venezuela, llevando en sus entrañas la gasolina que el régimen de Nicolás Maduro necesita angustiosamente, ha llevado a algunos a establecer paralelismos entre la situación actual y lo ocurrido en 1962, cuando Estados Unidos y la entonces Unión Soviética se asomaron al abismo de la guerra nuclear. El detonante de la llamada “crisis de los misiles” fue la instalación secreta en la isla de Cuba, a 90 millas de Estados Unidos, de misiles nucleares soviéticos con capacidad de golpear buena parte de las más importantes ciudades del coloso norteamericano.

Zenaida Amador (ALN).- Cuando surgen situaciones críticas en Venezuela la respuesta del régimen de Nicolás Maduro suele ser amenazar, perseguir y trasladar la responsabilidad a otros. Ahora, cuando las cifras de contagios del Covid-19 comienzan a despuntar, la reacción no puede ser diferente. De hecho, culpó a Iván Duque, presidente de Colombia, de girar instrucciones para generar el contagio entre los venezolanos. Aun así, y en contra de lo esperado por el aumento de los casos de coronavirus, Maduro habla de flexibilizar la cuarentena.