alnavio.com

OEA

Zenaida Amador.- Juan Guaidó ha ido abonando el terreno para conectar el malestar social con la protesta política e ir desmoronando las bases sobre las que Maduro sostiene operativamente su régimen en las distintas instituciones públicas, incluyendo la castrense, intentando así que se produzca la salida de Maduro por una vía menos costosa y dolorosa, lo que permitiría avanzar más rápidamente hacia la gobernabilidad del país y hacia una elección libre que abra paso a la restauración del hilo constitucional en Venezuela. La apuesta de Guaidó es al quiebre interno del régimen.

Aníbal Romero (ALN).- El tema de una posible intervención militar extranjera en Venezuela tiene tres aspectos principales: 1) ¿Cuál sería el propósito, es decir, el fin político? 2) ¿De qué tipo de intervención estamos hablando, en función de ese fin? 3) ¿Es deseable la misma, y cuáles podrían ser sus consecuencias?

Zenaida Amador (ALN).- Este viernes los ojos del mundo estuvieron puestos sobre Venezuela. Todos seguían con atención el concierto “Venezuela Aid Live”, así como el movimiento de los diputados y voluntarios a los puntos fronterizos para buscar la ayuda humanitaria, mientras el chavismo intentaba mostrarse fuerte en su desvencijado concierto paralelo “Por la paz y la vida”. Todo esto hizo más notoria la ausencia de Nicolás Maduro en toda la jornada.

María Rodríguez (ALN).- Estados Unidos ordena la repatriación de diplomáticos no esenciales de Haití. Canadá cierra temporalmente la embajada en ese país. La Comunidad del Caribe pide diálogo. También el secretario general de la OEA, Luis Almagro. La comunidad internacional tardó en reaccionar, pero las protestas violentas en Haití ya se hacen sentir más allá de las fronteras del país. Los manifestantes reclaman la dimisión del presidente Jovenel Moïse, que gobierna un país azotado por la crisis económica y la corrupción.

Zenaida Amador (ALN).- Uruguay es uno de los últimos reductos que le quedan al chavismo en América del Sur. Las gestiones que adelanta ayudan a ganar tiempo a Nicolás Maduro y a darle piso político a pesar del rechazo del pueblo venezolano y de buena parte de la comunidad internacional. La vinculación genera ruidos internos y salpica al presidente Tabaré Vázquez, que ahora también podría estarle abriendo margen a Maduro para que se oxigene financieramente.

Zenaida Amador (ALN).- Más allá de las salidas milagrosas -que muchos añoran- para resolver los problemas de forma inmediata, en el caso de Venezuela todo se cocina a fuego lento. Dos décadas de chavismo así lo confirman. De allí que la esperada, temida y cuestionada fecha del 10 de enero luzca como una más de las piedras en el camino a recorrer en 2019 para perfilar el futuro del país.

María Rodríguez (ALN).- La Organización de Estados Americanos estima en un informe que cada entidad bancaria latinoamericana desembolsó de media 1,9 millones de dólares en 2017 para hacer frente a ciberataques. En el caso de los bancos con más de 150 sucursales, los costos superaron los cinco millones de dólares.

Pedro Benítez (ALN).- Ni política, ni estrategia. Las democracias más importantes del continente americano han condenado la deriva dictatorial de Nicolás Maduro. Han desconocido la instalación de su Asamblea Nacional Constituyente y su reelección del 20 de mayo pasado. Pero no han podido evitar que siga en el poder. Están ante el mismo dilema que por años ha tenido la oposición venezolana al chavismo: ¿Cómo enfrentar pacíficamente a un régimen que está dispuesto a permanecer en el poder a cualquier precio?

Daniel Gómez (ALN).- El presidente encargado quiere paz. Que el pueblo no se altere pese a que el régimen ha reprimido el ingreso de la ayuda humanitaria impidiendo su paso por la frontera de Colombia. No así por la de Brasil, donde sí pudo pasar un primer camión con alimentos y medicinas.

Daniel Gómez (ALN).- El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, no exagera cuando usa en redes sociales el hashtag #AvalanchaHumanitaria para responder a los planes de ayuda que le llegan. Y es que no hay rincón del planeta que no se haya movilizado por la causa venezolana.

Zenaida Amador (ALN).- A más de un mes de haber finalizado su período constitucional de Gobierno, Nicolás Maduro sigue aferrado a la Presidencia de Venezuela. Lo hace deslegitimado y con un amplio rechazo popular. Pero además lo hace negando la existencia de los grandes problemas que golpean con fuerza a la población. Niega que haya una tasa de inflación de siete dígitos, afirma que la diáspora es un invento de los medios y descarta que haya una crisis humanitaria. La Venezuela de la que Maduro habla es una que los venezolanos no conocen.

Zenaida Amador (ALN).- Nicolás Maduro ha manifestado abiertamente que seguirá gobernando en Venezuela. Se muestra inmutable ante el desconocimiento internacional a su segundo mandato, ante el rechazo popular y ante las acciones que adelanta la oposición para impulsar un cambio de Gobierno. Pero le pegan con fuerza las medidas que individualmente aplican los países, que pueden fraccionar a sus grupos de poder y dejarlo sin oxígeno financiero.

Juan Carlos Zapata (ALN).- ¿Está dispuesto Donald Trump a asumir el reto de decretar la intervención militar en Venezuela? ¿Qué elemento será el detonante para que el presidente de los Estados Unidos tome la decisión? Diego Arria es el venezolano que mejor conoce a Trump. Lo conoció hace muchos años cuando estuvo involucrado en la negociación de unos terrenos en Nueva York junto al padre de Mauricio Macri, en efecto, el mismo que hoy es presidente de Argentina.

Daniel Gómez (ALN).- La última calentura de Luis Almagro fue llamar “imbécil” al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Al secretario general de la OEA se le vio dolido porque el otro dudara de su apego democrático después de que planteara la intervención militar en Venezuela. Una opción que luego desdijo. Sobre esta polémica hablan los expertos con ALnavío.

María Rodríguez (ALN).- Que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dejara abierta la opción de una intervención militar en Venezuela, desató un aluvión de críticas en la comunidad internacional: las de un Grupo de Lima dividido y las de políticos, organizaciones pro derechos humanos, etc. En declaraciones a ALnavío a principios de julio, el presidente de Colombia Iván Duque, que todavía no había tomado posesión del cargo, afirmó que él no es “patrocinador de intervenciones militares”. Pero también la posición de Almagro tuvo algún apoyo, como el de Diego Arria, exembajador de Venezuela ante Naciones Unidas. Almagro matizó luego sus palabras y criticó “algunas interpretaciones maniqueístas que buscaron cambiar el eje de la discusión”.