alnavio.com
Edición testing    3 de abril de 2020

OEA

Rogelio Nuñez (ALN).- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, estridente en sus declaraciones pero pragmático en muchas de sus acciones, está protagonizando un giro en uno de los ejes de su política exterior: ha pasado de ser un fiero crítico del presidente de Argentina, Alberto Fernández, a acumular, en las últimas semanas, sucesivos gestos de acercamiento a su vecino del sur.

Daniel Gómez (ALN).- En el informe de Naciones Unidas sobre Venezuela, ya se advertía que Diosdado Cabello participaba de una retórica pública de ataque a la oposición. Cabello, en vez de cuidar las formas, continuó con el discurso de odio liderando las críticas del régimen contra Juan Guaidó. Por lo anterior, la Organización de Estados Americanos lo señala como uno de los responsables del atentado contra Guaidó.

Daniel Gómez (ALN).- España, Estados Unidos, la Unión Europea, la OEA, el Grupo de Lima… Todos repudiaron el ataque contra una manifestación liderada por Juan Guaidó en Barquisimeto. De paso, ratificaron al jefe de la Asamblea Nacional como el Presidente Encargado de Venezuela y aludieron a la celebración de elecciones como la única solución a la crisis política. También le recordaron al régimen que el discurso de odio no lleva a ninguna parte. Pero ahora la pregunta es: ¿Se atreverán los aliados de Europa a dictar más sanciones?

Daniel Gómez (ALN).- El presidente de El Salvador militarizó el domingo el Parlamento como respuesta a la negativa de los diputados a aprobar un préstamo de 109 millones de dólares para proyectos de seguridad. “Un autogolpe”, dicen desde la oposición. “Una estrategia para poner en marcha la campaña para las elecciones del próximo año”, apunta al diario ALnavío el analista, Rogelio Núñez.

Zenaida Amador (ALN).- “Venezuela y Cuba relanzarán Petrocaribe para garantizar a los pueblos soberanía e independencia”, con ese titular reseñaron los principales medios estatales venezolanos el más reciente anuncio de Nicolás Maduro. Sin tapujos, sin disimulos: una estrategia común Caracas-La Habana para el Caribe.

Daniel Gómez (ALN).- No le gusta al gobierno de Argentina el papel de Luis Almagro en la OEA. Por eso busca una alternativa entre la excanciller de Rafael Correa en Ecuador, Fernanda Espinosa, quien es a su vez la favorita del chavismo, y el embajador de Perú en EEUU, Hugo de Zela. Este último, quien ha definido a Nicolás Maduro como “ilegítimo”, gana puntos en Buenos Aires.

Daniel Gómez (ALN).- “Tenemos una buena estrategia”, dijo este jueves Donald Trump cuando le preguntaron por el plan de transición presentado horas antes por el secretario de Estado, Mike Pompeo. El presidente de EEUU evitó dar detalles. “Estén sintonizados”, agregó. Este viernes se reúne el Consejo Permanente de la OEA para abordar el tema Venezuela. Allí intervendrá Pompeo.

Rogelio Núñez (ALN).- En este nuevo decenio la división bloquea algunos procesos (OEA y Celac) y la fragmentación condena a la extinción de otros (Prosur, Unasur y ALBA). América Latina se ve recorrida por fracturas transversales plasmadas en la pugna entre el Grupo de Lima y el Grupo de Puebla con la crisis de Venezuela recorriendo todas y cada una de las fracturas regionales. La Alianza del Pacífico luce con mejores opciones de futuro, pero condicionada por la necesidad de dar un salto cualitativo para no caer en una inercia paralizante.

Zenaida Amador (ALN).- La diplomacia petrolera de Hugo Chávez todavía rinde frutos. Si bien es cierto que la petrochequera venezolana ya no es lo que fue en los tiempos del líder de la llamada revolución bolivariana, todavía sirve para consolidar alianzas y alimentar planes de expansión para la izquierda regional. No en vano Nicolás Maduro acaba de anunciar este fin de semana que en el primer semestre de 2020 relanzará Petrocaribe “con mucha fuerza”.

Caleb Zuleta (ALN).- El informe de la OEA sobre las elecciones del 20 de octubre en Bolivia no dejan lugar a dudas. Hubo irregularidades. De diversa especie. Hubo manipulaciones. Hubo arbitrariedades. En fin, el fraude ha sido demostrado.

Caleb Zuleta (ALN).- Todo comenzó como una reacción. Pero se convirtió en un levantamiento masivo. El país entró en conflicto. Evo Morales y el Tribunal Supremo Electoral perdieron toda credibilidad. De allí en adelante, los acontecimientos se desencadenaron. Esta es una historia que bien vale recrear a casi un mes del fin de la Era de Evo Morales en Bolivia.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Esto es irreversible, dice un colaborador de Evo Morales que prefiere el anonimato. La situación en Bolivia es irreversible, señala, y Evo Morales no debería regresar porque lo van a atacar, será enjuiciado, será acorralado, no le darán respiro. Sin embargo, el expresidente, desde México, insiste en el retorno para contribuir a la pacificación del país.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales dejó a Bolivia en el caos. Lo que hizo y lo que está haciendo forman parte del patrón del chavismo. Después de mí, el diluvio. Yo soy el único que garantiza la paz, decía Hugo Chávez en Venezuela. Yo soy el único que garantiza la pacificación, señala Evo Morales, desde su exilio en México. Hace una semana que Evo Morales se fue de Bolivia. Renunció. Y con él, el núcleo del poder. Pero Evo Morales dejó dadas y sigue dando las instrucciones a su partido, el MAS, y a los movimientos que lo respaldan, de cómo deben actuar para que la paz no vuelva a Bolivia, y sea llamado de vuelta a la Presidencia. Ya ha dicho, quiere volver con el fin de darle término al mandato. Esta puede ser una trampa más de Evo Morales. ¿Qué garantías hay de que suelte el poder?

Daniel Gómez (ALN).- La decisión del gobierno interino de Jeanine Áñez de dar impunidad a los militares es un error. Y por partida doble. No sólo firma un decreto que va en contra de los derechos humanos, sino que contribuye al relato de Evo Morales. Ya no se habla del fraude que obligó al expresidente a dimitir. Ya no se habla de la estrategia de caos con la que trataba de regresar al poder. Ahora se habla de los muertos y de las balas de las Fuerzas Armadas. “Es poco oportuno y además inútil”, dice al diario ALnavío la experta Anna Ayuso, en referencia al decreto.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales se fue. Denunciando un golpe de Estado cívico, político, policial. Evo Morales no dice golpe militar. Habla en la carta de renuncia de golpistas. Así, de forma genérica. Se ve que Evo Morales no quiere enfrentar a los militares. De hecho, en la campaña electoral, mientras denunciaba que estaba en marcha un golpe de Estado, asistía a eventos militares, y visitaba cuarteles y guarniciones.