alnavio.com

Pobreza extrema

Daniel Gómez (ALN).- La Cepal registra que 62 millones de latinoamericanos, 10% de la población, se encuentra en situación de pobreza extrema. La elevada tasa preocupa doblemente. Porque es la más alta de la última década, y porque en los cálculos se excluye a Venezuela.

Redacción (ALN).- El Banco Interamericano de Desarrollo calcula que el costo de la ineficiencia en compras gubernamentales, en la nómina del sector público y en transferencias que no llegan a los sectores indicados equivale a 4,4% del PIB de América Latina. Un monto que, según un informe del organismo, “sería suficiente para eliminar la pobreza extrema en la región”.

Leticia Núñez (ALN).- El presidente colombiano, de gira en Madrid, asegura que en su mandato se ha conseguido que haya cobertura sanitaria universal y una mejor educación. Dice también que la pobreza extrema se ha reducido a la mitad y que si continúa la tendencia, desaparecerá en 2025. “Todavía hay muchos desafíos, pero tenemos una economía más sólida”, sostiene.
  • 1

Nelson Rivera (ALN).- Bill y Melinda Gates entienden como una especie de deber universal sumarse a los esfuerzos por alcanzar un mundo que se proponga dar fin a la pobreza extrema en muy corto plazo. El eslogan que se lee en su web, “somos optimistas impacientes que luchamos por reducir la desigualdad”, posiblemente se refiere a eso: a la convicción de que esfuerzos bien encaminados podrían alcanzar la meta de miseria cero.

Pedro Benítez (ALN).- Venezuela se ha convertido en la sociedad más pobre de Suramérica. Las secuelas, la magnitud y la velocidad del empobrecimiento de las familias no tienen precedentes en la historia moderna del país. Desde satisfacer la alimentación más básica, pasando por el transporte público, hasta el acceso a los tratamientos médicos, todo se ha convertido en un esfuerzo permanente por sobrevivir. Entre 2014 y 2017, los hogares pobres en ingresos aumentaron de 48,4% a 87%. La pobreza extrema se incrementó a 61,2%. Aproximadamente 8,2 millones de venezolanos comen dos o menos veces al día, y los alimentos que consumen no son de alta calidad nutricional.