alnavio.com
Edición testing    3 de junio de 2020

presión internacional

Pedro Benítez (ALN).- Que Nicolás Maduro no haya designado por vía del Tribunal Supremo o de la Constituyente un Consejo Nacional Electoral (CNE) a su medida, y que ahora afirme estar dispuesto a aceptar uno designado por la Asamblea Nacional (AN) es una señal clara de que la estrategia de presión internacional de Juan Guaidó ha funcionado. Al menos por ahora. Estamos viendo lo que quizás sea la última oportunidad de llegar a un acuerdo político en Venezuela antes de que la presión por parte de la Casa Blanca al régimen de Maduro escale a otro nivel.

Daniel Gómez (ALN).- Nicolás Maduro llega al 10 de enero solo. Sin más apoyo que el de sus incondicionales de Cuba, Bolivia y Nicaragua (Daniel Ortega aún no ha confirmado su presencia en la investidura), afrontará un segundo mandato repudiado por la comunidad internacional, que promete acentuar la presión diplomática contra el régimen venezolano. Ya los países de Latinoamérica han tomado medidas específicas para lo que viene.

Leticia Núñez (ALN).- Dice Salvador Martí i Puig, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Girona, que aunque Daniel Ortega tenga pocos apoyos (prácticamente se limitan a Venezuela, Cuba y Bolivia), la presión internacional “afecta poco” la economía nicaragüense, dependiente de Centroamérica. En declaraciones a ALnavío, considera que “es difícil pensar en condenas mundiales contra Nicaragua más allá de las declaraciones de la OEA y la Unión Europea”.
  • 1