alnavio.com
Edición testing    31 de mayo de 2020

Quasem Soleimani

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Desde que asumió la Presidencia, Donald Trump ha adoptado la bravuconería, que dista mucho de ser estratégica, como forma de conducir la política exterior de los Estados Unidos. La buena voluntad y las esperanzas, habituales en los comienzos de año, se disiparon en los primeros días de 2020, ante la perspectiva de una guerra con Irán. El enfoque no estratégico y pendenciero de Trump también conllevó costos para Venezuela.

Moisés Naím (ALN).- Las secuelas de la decisión de asesinar al general iraní Quasem Soleimani serán múltiples y variadas. Por ahora se vislumbran dos muy claras. La primera es que, en el futuro inmediato, aumentará la presencia militar de Estados Unidos en Oriente Próximo. “Traer los soldados a casa” es una promesa electoral y un eslogan usado con frecuencia por el presidente Donald Trump. Esta promesa, que ya estaba siendo difícil de cumplir, ahora luce inalcanzable. El segundo efecto del asesinato de Soleimani es que el acuerdo nuclear entre Irán y varias potencias, en el cual la República Islámica se comprometió a limitar su programa nuclear, ya no tiene efecto.
  • 1