alnavio.com

Roberto Marrero

Zenaida Amador (ALN).- Este jueves, mientras Venezuela seguía aturdida por el impacto de dos megapagones de alcance nacional, el contralor general de la República, Elvis Amoroso, inhabilitó a Juan Guaidó para ejercer cargos públicos por 15 años. La decisión, además de generar rechazo, fue vista como risible dado el nivel de descrédito institucional que impera en Venezuela. Pero, ¿a qué está apelando Maduro para cercar a Guaidó?, y ¿por qué está intentando su neutralización política por encima de otras opciones para actuar en su contra?

Zenaida Amador.- Juan Guaidó ha ido abonando el terreno para conectar el malestar social con la protesta política e ir desmoronando las bases sobre las que Maduro sostiene operativamente su régimen en las distintas instituciones públicas, incluyendo la castrense, intentando así que se produzca la salida de Maduro por una vía menos costosa y dolorosa, lo que permitiría avanzar más rápidamente hacia la gobernabilidad del país y hacia una elección libre que abra paso a la restauración del hilo constitucional en Venezuela. La apuesta de Guaidó es al quiebre interno del régimen.

Daniel Gómez (ALN).- Dice el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, que con el secuestro de Roberto Marrero, jefe del Despacho de la Presidencia, el régimen ha cometido “otra torpeza”. Que “muestra mucha debilidad”. Por eso reta a Nicolás Maduro. “Es evidente que hoy, por lo menos hoy, no se atreven a secuestrarme. No te atreves”.

María Rodríguez (ALN).- No es cuento de terror. Es el relato de Sergio Vergara, diputado vecino y amigo de Roberto Marrero, hoy secuestrado por la dictadura de Nicolás Maduro. Policías encapuchados que no respetan el fuero parlamentario, que golpean puertas, siembran armas, siembran granadas, lanzan a sus víctimas cara al piso, tumban paredes y se aparecen en la madrugada. Es la policía política de Maduro que siembra el terror. Que escala en la persecución.

Redacción (ALN).- No han pasado ni 24 horas desde el informe implacable de la misión técnica de la ONU sobre Venezuela y el régimen de Nicolás Maduro ya elevó el nivel. Miembros del Sebin, la policía política de Nicolás Maduro, irrumpen en las residencias de los diputados de la Asamblea Nacional Roberto Marrero y Sergio Vergara y los mantienen secuestrados, según denuncia Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela. Marrero también es el jefe del Despacho de Guaidó.

  • 1

Pedro Benítez (ALN).- La comunidad democrática internacional comienza a conocer la lógica con la que opera el régimen de Nicolás Maduro. Mentir y engañar invariablemente. Mostrar debilidad cuando más fuerte se siente y fuerza cuando sabe que está más débil. El arte de la guerra. Actuar de la manera más despiadada. Llevar a situaciones límite. Amenazar y secuestrar para desde esa posición aparentar que negocia. Es lo que Maduro se dispone a hacer dando un golpe de fuerza y desafiando abiertamente a las democracias del mundo.

María Rodríguez (ALN).- Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, se mostró implacable en el informe sobre Venezuela. Hasta en cinco ocasiones repitió estar “sumamente” y “profundamente” preocupada por la situación en el país. Habló de asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos en condiciones de detención, amenazas e intimidaciones. Pintó una dictadura de verdad apoyándose en el análisis de la misión técnica que aún permanece en Venezuela. Un dictamen que se confirma una vez más con la detención -ni 24 horas después del informe- del jefe de Despacho de Juan Guaidó, Roberto Marrero, por miembros del Sebin.

Juan Carlos Zapata (ALN).- ¿Qué pasa en Venezuela? El régimen de Maduro aumenta la escalada. Maduro va por Juan Guaidó y su equipo. Ya conocido el informe de Michelle Bachelet sobre la cruda realidad de la violación de los derechos humanos, ¿qué se puede esperar? Lo primero es el allanamiento y segura detención de los diputados Roberto Marrero y Sergio Vergara. Marrero es el jefe del Despacho de Guaidó. No hay persona más cercana a Guaidó en estos momentos. El régimen avisa al Presidente Encargado que ya va por él.