alnavio.com

Rusia

Pedro Benítez (ALN).- Por cuestiones del destino es probable que Donald Trump sea el presidente norteamericano que haga el desquite por el fracaso de la invasión de EEUU a Cuba en abril de 1961. Algo que puede ocurrir en Venezuela en algún momento de 2019.

Zenaida Amador (ALN).- En el mundo crece la polémica acerca del proceso de cambio en Venezuela, ya que algunos señalan que se está propiciando una intervención extranjera y otros afirman que sin una acción contundente de la comunidad internacional no se concretará la salida de Nicolás Maduro del poder. ¿Qué puede suceder en el contexto actual y qué factores se están moviendo para forzar un desenlace?

Zenaida Amador (ALN).- Al ritmo al que se suceden los hechos en Venezuela es difícil seguirles el pulso. Tampoco es sencillo advertir todas las variaciones que ocurren en el accionar de los distintos actores nacionales e internacionales ante la coyuntura. Sin embargo, toda esta vorágine deja claro que hay un cúmulo de intereses de geopolítica en juego y que, más allá de lo que trasciende a la opinión pública, se está desarrollando una apretada agenda de conversaciones y de negociaciones de toda índole que puede añadir matices a la evolución de los acontecimientos.

Redacción (ALN).- Tras 20 horas en silencio después de que Juan Guaidó jurase como presidente encargado de Venezuela, China habló y se puso nuevamente del lado de Nicolás Maduro. Criticó “las injerencias de cualquier tipo en los asuntos internos de Venezuela”. La misma línea sigue Rusia. El canciller Seguéi Lavrov declaró que los países que reconocieron a Guaidó “se autodelatan”.

Pedro Benítez (ALN).- Luego de año y medio de desmovilización se levanta una nueva ola opositora en Venezuela. Ciudad tras ciudad se repiten las concentraciones en apoyo al joven presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien ha despertado, contra todo pronóstico, un entusiasmo que se percibía perdido.

María Rodríguez (ALN).- Que Nicolás Maduro se reafirmara como comandante en jefe de la Fuerza Armada en el Fuerte Tiuna, en Caracas, tiene un significado detrás. “Es comprometer a las Fuerzas Armadas, como si dijese juro delante de ustedes porque cuento con ustedes”, sostiene en esta entrevista con ALnavío Robert Tornabell, profesor de Economía y exdecano de la Escuela de Negocios en Madrid, y consultor sobre América Latina. Maduro cuenta con el apoyo de los militares, pero este no será infinito, sino “hasta que los militares se queden sin armamento y sin medios y se den cuenta de que la situación del país es inviable”, apunta el profesor.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El presidente de Brasil, Jail Bolsonaro, no deja de enviarle elogios a su aliado, Donald Trump. La última perla es llamarlo “el hombre más poderoso del mundo”. Lo dijo en una entrevista con la cadena brasileña SBT. La expresión ha sido recogida por los medios a nivel mundial.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Nicolás Maduro se prepara para un segundo mandato. En Venezuela, los segundos periodos nunca fueron buenos. Pero Maduro ya tiene un récord: su primer gobierno, el que está por concluir, tampoco lo es. No lo ha sido. Y si el primero ha sido malo, el segundo será peor. Maduro termina seis años con este inventario:

Pedro Benítez (ALN).- Nicolás Maduro aún manda pero no gobierna. En cambio, Juan Guaidó comienza a mandar y a gobernar. El primero conserva el control de los aparatos de inteligencia y la policía política, pero no puede tomar medidas de gobierno. El segundo apenas tiene escolta, pero comienza a dar pasos para concretar el gobierno de transición. El centro de gravedad del poder político en Caracas se está moviendo.

Zenaida Amador (ALN).- La Casa Blanca dio un paso al frente en su decisión de desconocer a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y se jugó la temida carta de las sanciones petroleras en su contra. En paralelo, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela con reconocimiento de Estados Unidos y de al menos otra docena de naciones, anunció que inició “la toma del control progresivo y ordenado de los activos de nuestra República en el exterior”. En ambos casos el argumento es el mismo: impedir que el régimen de Maduro siga saqueando los activos y recursos de Venezuela.

Zenaida Amador (ALN).- Nicolás Maduro ha manifestado abiertamente que seguirá gobernando en Venezuela. Se muestra inmutable ante el desconocimiento internacional a su segundo mandato, ante el rechazo popular y ante las acciones que adelanta la oposición para impulsar un cambio de Gobierno. Pero le pegan con fuerza las medidas que individualmente aplican los países, que pueden fraccionar a sus grupos de poder y dejarlo sin oxígeno financiero.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Lo que hay que preguntarse de entrada es si el gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en mejores condiciones para salir airoso del reto que le ha planteado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. A simple vista parece un gobierno consolidado que tiene al frente a una oposición sin fortalezas. Pero las apariencias engañan.

María Rodríguez (ALN).- Ante la ausencia de un programa de ajuste macroeconómico coherente, en 2019 la contracción económica y la hiperinflación se agudizarán en Venezuela. Lo dice Torino Capital en un informe, donde estima que la subida de los precios escalará hasta la desorbitada cifra de 23.000.000%. También que el gobierno de Maduro tendrá que elegir entre pagar la deuda a China, a Rusia, a los tenedores de bonos o la de los arbitrajes internacionales. “Será casi imposible evitar otro año de profunda recesión”, sostiene la firma.

Pedro Benítez (ALN).- Por presión externa y realidad interna hoy en Venezuela están planteados dos escenarios. Siguiendo el ejemplo de dos extintos regímenes comunistas en 1989: Una transición pactada como en Polonia o un colapso como en Rumania. Vladimir Putin influye en Maduro con el fin de que logre el entendimiento y la normalización de las relaciones con la oposición venezolana para estabilizarse. Pero puede que ya no haya nada que desde la oposición se pueda hacer en ese sentido.

Zenaida Amador (ALN).- Venezuela es tema de debate internacional. Las naciones han sido llamadas a fijar posición y actuar en consecuencia. De allí que hasta se haya asomado la opción de una invasión militar liderada por Estados Unidos. Por su parte, Rusia analiza la opción de tener presencia militar en la isla venezolana de La Orchila.