alnavio.com
Edición testing    1 de abril de 2020

Sebastián Piñera

Rogelio Núñez (ALN).- La pandemia del coronavirus, tras golpear a China y a la Unión Europea, empieza a desembarcar en Latinoamérica alterando profundamente el panorama político y también el electoral de la región.

Rogelio Núñez (ALN).- Los gobiernos de Haití, Colombia, Chile y Ecuador que, a diferencia del gobierno de Bolivia, sobrevivieron a los estallidos sociales de finales de 2019, están tratando de volver a recuperar la iniciativa política perdida a raíz de aquellos sucesos.

Daniel Gómez (ALN).- El 26 de abril Chile decidirá si quiere o no quiere una nueva Constitución. Pero según el académico chileno Fernando Mires, esto “a nadie le importa”. Y no les importa porque el plebiscito, afirmó al diario ALnavío, se convertirá en una batalla de fuerzas entre izquierda y derecha.

Caleb Zuleta .- El estallido social en Chile se gestó “durante décadas. Su irrupción tuvo características volcánicas, en el sentido de que es el resultado de una acumulación de tensiones socioeconómicas y políticas a lo largo del tiempo. En este caso, la suba del precio de los pasajes de metro, junto con el mal manejo inicial del gobierno, contribuyeron a desencadenar la crisis, pero esta comenzó a gestarse lentamente desde mucho antes”. ¿Por qué?

Daniel Gómez (ALN).- Hoy el oasis de Latinoamérica es Perú. Y parte de la responsabilidad la tiene el presidente, Martín Vizcarra, quien ha sabido gestionar un entorno político complejo marcado por la corrupción. De ahí que su popularidad sea la más alta de todos los países de la región. No pueden decir lo mismo otros mandatarios como Sebastián Piñera, Lenín Moreno, Iván Duque y Jair Bolsonaro. Ni siquiera Andrés Manuel López Obrador, quien llegó al gobierno con altas cuotas de apoyo popular.

Rogelio Núñez (ALN).- Cuatro son las características que presentará 2020 para la región latinoamericana: será un año de muy alta intensidad electoral, de persistencia de la parálisis reformista a causa de los bloqueos político-institucionales, de favoritismo de las oposiciones en las urnas y de persistencia de las grandes incertidumbres.

Pedro Benítez (ALN).- Es una alianza de carácter político-económico que empezó con las FARC en Colombia, saltó a la Cuba de Fidel Castro, y ya en este siglo al régimen de Hugo Chávez en Venezuela. Ahora como un virus se reproduce, y no por casualidad, en el convulsionado Chile.

Caleb Zuleta (ALN).- Brasil es el país con el más bajo índice de tensión política en América Latina. La más reciente medición de BBVA Research ubica a Brasil en una holgada posición, en un nivel de casi 0,0 de una escala que tiene a 1,0 el pico más alto.

Por Juan Carlos Zapata.- Alberto Fernández está rodeado. Asume la presidencia de Argentina acosado por problemas de alto riesgo interno y por un entorno internacional que le demanda foco y dedicación. El peronista no tiene un camino fácil.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Por allí dicen que Dios reparte las cartas. Que a unos les salen cartas malas y convierten esas cartas malas en una jugada buena, y ganan. Que a otros les salen cartas buenas, y hay quienes aseguran la mano con esas cartas buenas, pero que otros en cambio la botan, aun teniendo cartas buenas. Pierden el juego y despilfarran la suerte. En esta encrucijada puede encontrarse Guaidó. En cómo juega las cartas.

Rogelio Núñez (ALN).- Detrás de las protestas, manifestaciones y marchas que recorren América Latina desde hace casi dos meses existe un común deseo y necesidad por parte de la ciudadanía de que la región se desarrolle, crezca, y que lo haga con equidad. Dado que para construir esa equidad hay que partir de un crecimiento y expansión previa, Latinoamérica se halla en el peor de los mundos para conseguir su objetivo: en estos momentos la región no crece -al menos no con la suficiente fuerza- y como consecuencia promover la equidad se convierte en un imposible.

Ysrrael Camero (ALN).- ¿Cuánto hay de distinto y cuánto de común en las protestas que se despliegan hoy en Latinoamérica? ¿Qué las une y qué las separa? ¿Son acaso fruto de dos conspiraciones mundiales que chocan localmente o expresan agendas sociales internas, sectoriales, regionales o nacionales?

Caleb Zuleta ALN).- El divorcio de los partidos de la gente. Porque en Chile ya no hay izquierda. Porque las ideologías revolucionarias fracasaron. Porque las activas ONG de años anteriores ya no están. Porque las universidades son pragmáticas y no piensan en los problemas del país. Por eso y mucho más, Chile ha explotado.

Daniel Gómez (ALN).- “El caso de Chile es el caso de Francia con los chalecos amarillos”, dijo el director adjunto de Estudios Económicos del Banco Santander este jueves en el Foro Latibex. Sostiene que las protestas surgen por un efecto de olla a presión de una clase media frustrada y temerosa de perder su estatus ante percepción de que el gobierno sólo gobierna para unos pocos. Eso pasó en Chile. Eso pasó en Francia.

Redacción (ALN).- El expresidente de Chile Ricardo Lagos hizo este miércoles una declaración pública en la que afirma: “La crisis por la que atraviesa Chile es grave; gravísima (…) el presidente de la República debe reconocer que estamos ante una crisis de Estado en su conjunto. Digámoslo derechamente, hay una crisis en el Estado de Chile, en sus instituciones y, por lo tanto, son las instituciones del Estado las que conjuntamente deben resolverlas”. Lee aquí el texto completo.