alnavio.com
Edición testing    29 de marzo de 2020

Serguei Lavrov

Juan Carlos Zapata (ALN).- Nicolás Maduro pone todos los huevos en una sola canasta. Y esa canasta se llama Rusia. Maduro depende cada vez más del apoyo político que le brinda Rusia en la ONU, en el Consejo de Seguridad, en las declaraciones para contrarrestar la ofensiva de los Estados Unidos. Maduro quiere más de Rusia y se entrega a Rusia. No le basta con la presencia de Rosneft, soportando la producción petrolera. Maduro quiere que Rusia lo apoye en la explotación minera, en tecnología, en operaciones financieras, y lo siga asistiendo en cooperación militar. ¿Le conviene esta política a Maduro?

Daniel Gómez (ALN).- El régimen de Nicolás Maduro acaba de colgar un comunicado que habla de acuerdos y convenios con Rusia, pero que no anuncia hechos concretos. Los únicos detalles se han conocido gracias a Twitter. Como un pacto para elevar el nivel de los deportistas venezolanos con métodos rusos y el impulso de un plan económico que quiere romper el rentismo petrolero.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Los voceros rusos ahora parecen tener una fijación con la oposición de Juan Guaidó. Es como si quisieran que les crean que no sólo mantienen comunicación con el régimen de Nicolás Maduro sino también con Guaidó. Han pasado de manifestar que apenas habían sostenido una llamada telefónica a expresar que los contactos existen de verdad.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Este miércoles, Maduro logró un nuevo espaldarazo de sus aliados más comprometidos: Rusia y Cuba. Los cancilleres de ambas naciones se pronunciaron desde La Habana y lo hicieron de manera categórica.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Jair Bolsonaro y Vladímir Putin se reunieron en Osaka, Japón, con motivo de la Cumbre del G-20. De ese encuentro, el presidente de Brasil salió diciendo que no quería polemizar con Putin sobre Venezuela porque el mundo sabe que son las potencias nucleares las que deciden la política en el mundo moderno.

#NegociaciónenVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- Gira Mike Pompeo por América Latina y el Caribe, y llega el canciller ruso Serguéi Lavrov a Cuba. Esto cuando todavía está caliente la silla en la que se sentó en el Palacio de Miraflores con Nicolás Maduro, el vicecanciller, Serguéi Ryabkov. Los rusos quieren presencia. Y van donde tienen que apuntalar posiciones. El canciller ahora afirma que Rusia mantiene contactos, que “dialoga activamente” con la oposición que representa a Juan Guaidó.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Rusia importa para Maduro. Rusia es fundamental. Rusia es dinero, es política, es diplomacia, y es también soporte sicológico, soporte moral. Rusia es apoyo militar. Rusia es contrainteligencia. Sin Rusia, ¿qué sería del régimen de Maduro?

Moisés Naím (ALN).- Suponer que Maduro y los suyos pueden participar en un diálogo sin mentir y sin intentar manipularlo puede ser ingenuo. Pero, quizás, más ingenuo aún es suponer que, en Venezuela, es posible evitar el diálogo político indefinidamente.

María Rodríguez (ALN).- Las posturas entre EEUU y Rusia sobre Venezuela siguen enfrentadas. Lo constataron tras la reunión de este martes en Sochi entre el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. El canciller ruso dijo que la postura de Rusia sobre Venezuela parte “de que la democracia no puede establecerse por la fuerza”. No obstante, ambos coinciden en la necesidad de “solucionar los problemas humanitarios” y que “continuarán hablando”.

María Rodríguez (ALN).- En los minutos previos a la reunión en Sochi del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y posteriormente con el presidente Vladimir Putin, Pompeo evitó citar a Venezuela. Dijo que pese a las diferencias “tenemos que encontrar equilibrio y tratar de construir relaciones firmes en los asuntos más importantes”.

María Rodríguez (ALN).- De la reunión de Mike Pompeo con Serguéi Lavrov a la de Pompeo con Vladimir Putin de este martes apenas habrá pasado una semana. Antes ya se sucedieron otras tres más entre Rusia y EEUU en apenas dos meses. La escalada de la tensión en la crisis venezolana también escala las reuniones del secretario de Estado de EEUU con la alta política rusa. De la Cancillería a la Presidencia. A ambos países les interesa el encuentro, pero no está claro que el interés esté al mismo nivel. ¿Qué tan importante es Venezuela para EEUU y Rusia? ¿Podría convertirse Venezuela en una moneda de cambio para EEUU y Rusia? ¿Sería factible?

María Rodríguez (ALN).- “Rusia no es un actor constructivo, es un actor que usa el poder militar para mantener regímenes. No para una transición. Mientras EEUU exija que se vaya Nicolás Maduro, Rusia no va a aceptarlo”. Esa es la visión de Mira Milosevich, investigadora principal del Real Instituto Elcano de Madrid y especializada en asuntos rusos, en esta entrevista al diario ALnavío. Milosevich dice que la reunión entre Pompeo y Lavrov “alimenta la aspiración de Rusia de ser una gran potencia”.

María Rodríguez (ALN).- “De mis contactos con los socios norteamericanos y otros socios en Europa y América Latina, no veo que haya personas que apoyen una opción militar”, dijo a la prensa el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, tras la reunión con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. Añadió que dejaron a un lado las “declaraciones políticas” para centrarse en “la política real”.

María Rodríguez (ALN).- Las numerosas declaraciones de Serguéi Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores ruso, sobre la crisis en Venezuela configuran la postura que Lavrov mantendrá frente al secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, en la reunión de este lunes en Finlandia. Entre ellas, que si EEUU sigue con “movimientos agresivos” hacia Venezuela “traerá graves consecuencias”.

Zenaida Amador (ALN).- Mientras Estados Unidos repite una y otra vez que hará todos los esfuerzos necesarios para lograr la restauración de la democracia en Venezuela, lo que implica la salida de Maduro y para lo que no descarta apelar incluso a la opción militar, Rusia hace sus propias manifestaciones de fuerza y desafía a Washington dándole parte del aliento que Maduro requiere para sostenerse en el poder con facilidades financieras, acuerdos comerciales y hasta la posibilidad de enviar más efectivos a su territorio.