alnavio.com

Simón Bolívar

Leticia Núñez (ALN).- Para el presidente de Venezuela hay imperios malos e imperios buenos. En la primera categoría está EEUU. En la segunda, Rusia, China, Turquía e Irán, a los que califica como “países amigos” y con los que quiere retomar la cooperación militar. Lo que Maduro parece obviar es que los cuatro, igual que Washington, tienen vocación imperial.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hay una correspondencia en los dos ejemplos, y sin embargo, tan diferentes el Sha y Chávez, y con todo, también se podría escribir Shavez. Si el Sha estaba decidido a construir lo que llamó la Gran Civilización, para Hugo Shavez el equivalente era la Patria Grande con la que soñó Simón Bolívar. Si el propósito del Sha era la construcción de la Quinta Potencia del mundo después de Estados Unidos, Unión Soviética, China, Francia e Inglaterra, el de Shavez era el País Potencia con un sitio en la apuesta continental y multipolar. Todo tuvo su inicio en la ambición que despierta el chorro petrolero y los dólares de los precios. Y en ambos casos, todo terminó en el garete. La Quinta Potencia y el País Potencia derivaron en escombros.
  • 1