alnavio.com
Edición testing    5 de abril de 2020

Tareck William Saab

Pedro Benítez (ALN).- Las versiones encontradas que han suministrado tanto el ministro del Interior, Néstor Reverol, como el fiscal general designado por la Asamblea Constituyente, Tarek William Saab, sólo han contribuido a asentar entre los dirigentes opositores venezolanos la convicción de que el concejal Fernando Albán no se suicidó, sino que por el contrario fue una víctima mortal del aparato represor y que este suceso es el inicio de una nueva escalada por parte del régimen. Esta certeza tendrá consecuencias políticas.

Daniel Gómez (ALN).- Primero fue que el concejal Fernando Albán se tiró desde un baño. Luego que se lanzó desde una sala de espera. Ahora que se levantó “abruptamente” mientras almorzaba, salió corriendo, y se precipitó por una ventana próxima a los servicios. Entonces murió del golpe. Eso afirma el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab. Y quienes digan lo contrario, “mentira podrida”: son “hechiceros” de “goce necrofílico”.

Juan Carlos Zapata (ALN).- “Cuando salieron del poder y se vieron huyendo, refugiándose en apartamentos de amigos, en casas de amigos, en humildes ranchos de simpatizantes de la causa, y sintiéndose además limpios, sin dinero, ahí, sin que nadie se los dijera, se lamentaron de haber confiado en que el poder era para siempre. Como corrieron con la suerte de retomar el poder, se prometieron no desaprovechar la oportunidad que una vez más se les abría. Pero se les pasó la mano. Le cogieron tanto gusto al dinero que no han parado. La excusa es que el dinero es para el partido y la revolución. Todos lo saben. Y lo que comenzó como un seguro de vida se convirtió en un gran negocio y como todo negocio ofrece sus complicaciones: la competencia, la lucha por los espacios para acumular más, para tener más”.

Redacción (ALN).- El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Tareck William Saab, denuncia que directivos de Citgo gestionaron sin autorización programas de deuda. La financiación que se negoció sería de 4.000 millones de dólares y colocaba como garantía a la propia entidad. “Aquí se comprometió el futuro de nuestra filial y el patrimonio de nuestro país”, apuntó Saab.

  • 1