alnavio.com

Turquía

Pedro Benítez (ALN).- Tres masacres en sus comunidades en menos de un año es lo que han denunciado los líderes indígenas de la etnia Pemón en Venezuela. Si esto ocurriera en Chile, Colombia o Brasil sería un escándalo mundial y habría en estos momentos una campaña internacional para denunciarlo. Pero no es el caso de Nicolás Maduro que dispone del aval (o complicidad) de parte de la izquierda mundial y del aparato comunicacional del gobierno ruso.

Moisés Naím (ALN).- Venezuela corre el peligro de volverse la Libia del Caribe. Por supuesto que son países muy distintos y sus circunstancias difieren significativamente. Pero, las semejanzas son sorprendentes.

Moisés Naím (ALN).- Cada vez con más audacia y agresividad el presidente Donald Trump está poniendo a prueba la Constitución y las normas de las cuales depende la democracia estadounidense. Es obvio que Trump no siente mayor reverencia por las leyes o los hechos y que Estados Unidos va a depender de sus instituciones y de sus líderes para preservar su democracia. Es mucho lo que está en juego.

Zenaida Amador (ALN).- La economía venezolana al cierre de 2019 será 60% más pequeña que en 2013. Sólo este año, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, el PIB experimentará una contracción de 35%. A la par de esto, el país sigue sumido en un agresivo proceso inflacionario con una variación de precios de 50.100,3% entre octubre de 2018 y septiembre de 2019 y, según la FAO, 6,8 millones de venezolanos padecen hambre. Las proyecciones de organismos internacionales y de firmas privadas indican que el panorama no será diferente en 2020.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Nicolás Maduro pone todos los huevos en una sola canasta. Y esa canasta se llama Rusia. Maduro depende cada vez más del apoyo político que le brinda Rusia en la ONU, en el Consejo de Seguridad, en las declaraciones para contrarrestar la ofensiva de los Estados Unidos. Maduro quiere más de Rusia y se entrega a Rusia. No le basta con la presencia de Rosneft, soportando la producción petrolera. Maduro quiere que Rusia lo apoye en la explotación minera, en tecnología, en operaciones financieras, y lo siga asistiendo en cooperación militar. ¿Le conviene esta política a Maduro?

Daniel Gómez (ALN).- Ziraat Bank no quiere negocios con Venezuela. No al menos con el régimen de Nicolás Maduro, bloqueado internacionalmente por EEUU. Y es que en Turquía ya saben cómo se la gasta Washington con las sanciones. El subdirector ejecutivo del banco turco Halkbank, Mehmet Hakan Atilla, fue detenido y condenado en Nueva York en enero de 2018 por violar las sanciones de EEUU a Irán.

Pedro Benítez (ALN).- El reciente triunfo de la oposición turca en las elecciones municipales de Estambul, la principal ciudad de ese país, parece recordar que ante regímenes autoritarios, a sus respectivas disidencias les resulta más efectivo el recurso de los votos que el de las balas. Enfrentar a una dictadura cuando no se tiene armas es un dilema de todos los movimientos democráticos en países tan lejanos el uno del otro como Turquía y Venezuela.

Pedro Benítez (ALN).- Es el mismo país. Por un lado ingresa ayuda humanitaria a Venezuela para evitar que una parte de la población se muera, por otro salen toneladas de oro y cargamentos de petróleo. Eso en resumidas cuentas es el chavismo ejerciendo el poder. Una medida de su fracaso.

José Manuel Rotondaro (ALN)-. La noticia transmitida por la agencia TASS dice que “los presidentes de Rusia y Turquía discutieron la conexión de los bancos turcos con el sistema de mensajes financieros del Banco Central de Rusia”. La información se le atribuye de manera directa al presidente Vladímir Putin “luego de conversar con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan”. ¿Pero qué tiene que ver esto con el régimen de Nicolás Maduro?

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- La semana pasada, sin precaución ni explicación alguna, Donald Trump abandonó a los kurdos en Siria, uno de los aliados más confiables de los EEUU en el Medio Oriente en la lucha contra ISIS. Esto ocurrió después de una llamada telefónica con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. De inmediato, Turquía procedió a una ofensiva militar en el noreste de Siria. Este lunes, en otro brusco giro, Trump estableció sanciones contra Turquía. Pero ya el daño estaba hecho.

David Placer (ALN).- Los venezolanos sefardíes que todavía no hayan iniciado el proceso para solicitar la nacionalidad española tendrán una nueva oportunidad. España estudia extender el plazo de la ley. Pero sólo para los venezolanos. Y ello por razones humanitarias. Una fuente lo confirma.

Zenaida Amador (ALN) .-Siguen sintiéndose los coletazos de las sanciones internacionales sobre el régimen de Nicolás Maduro al punto de que hasta sus grandes aliados, como China y Turquía, se muestran cautos a la hora de seguir facilitando los negocios que lo oxigenan en la férrea resistencia a abandonar el poder. Mientras, EEUU está dispuesto a añadir más presión, incluso sobre Rusia.

Zenaida Amador (ALN).- El testaferro de Nicolás Maduro, la mayor figura de la boliburguesía internacional, ha vuelto a saltar a los titulares bajo la lupa de la justicia estadounidense. Su red de “empresas”, con las que encubrió sobreprecios, sobornos y lavado de dinero, no sólo se aprovechó del hambre de los venezolanos, sino que también sirvió para facilitar la extracción de oro a Turquía.

Zenaida Amador (ALN).- La respuesta es simple: No. Por más que Maduro asegura que está por monetizar las riquezas mineras que siguen en el subsuelo de Venezuela, lo cierto es que no tiene dinero para cumplir con las obligaciones de deuda que contrajo, ni para asegurar el abastecimiento básico de alimentos y medicinas que demanda la población, ni para garantizar la operatividad mínima del país. Sin embargo, es la explotación minera la vía por la cual su régimen se ha hecho con el exiguo flujo de recursos que lo mantiene a flote y el sector desde donde teje varias de sus alianzas estratégicas.

Zenaida Amador (ALN).- Mientras Estados Unidos repite una y otra vez que hará todos los esfuerzos necesarios para lograr la restauración de la democracia en Venezuela, lo que implica la salida de Maduro y para lo que no descarta apelar incluso a la opción militar, Rusia hace sus propias manifestaciones de fuerza y desafía a Washington dándole parte del aliento que Maduro requiere para sostenerse en el poder con facilidades financieras, acuerdos comerciales y hasta la posibilidad de enviar más efectivos a su territorio.