alnavio.com

Vladimir Padrino López

Daniel Gómez (ALN).- Los analistas consultados por ALnavío tienen claro que sin el general Vladimir Padrino López, Nicolás Maduro se queda solo. Y estando solo se cae su régimen. Pero para que el militar abandone sin armar alboroto, hay que darle una escapatoria. Por eso el asilo en España lo ven como una buena idea.

Daniel Gómez (ALN).- “Lo estudiaremos”. Eso respondió el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, en Cadena Ser a la pregunta de si su gobierno acogerá a dirigentes chavistas, como el ministro de Defensa del régimen, Vladimir Padrino López, en el caso de que quieran abandonar Venezuela.

Zenaida Amador (ALN).- La falla que alcanzó a casi 90% del territorio nacional desde el jueves 8 de marzo persiste a pesar de la recuperación parcial del servicio y del esquema de reparto de cargas eléctricas que se ha aplicado en las últimas horas, con el cual algunas zonas disponen de electricidad mientras otras quedan desasistidas, principalmente en el interior del país. Todavía no hay certezas sobre el origen del apagón ni sobre los daños reales en el sistema eléctrico.

Zenaida Amador (ALN).- Tras los acontecimientos de este 23 de febrero, en los que Nicolás Maduro expuso a sus fuerzas de choque compuestas por grupos irregulares y civiles armados para atacar a los manifestantes, caben las dudas sobre el rol que tendrá la Fuerza Armada de Venezuela en la definición de la situación nacional y el papel que el propio Maduro le quiere conferir.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Esto no es teatro. Donald Trump dice que ya no hay vuelta atrás. Y el general Vladimir Padrino López responde que “vamos a resistir”, “vamos a vencer”. No es comedia. Y sin embargo, todo puede transformarse en tragedia. Las partes pueden creer que tienen la situación controlada. Y en un escenario de conflicto, cualquier detalle puede escaparse del juego, del juego de guerra. ¿Y entonces?

Pedro Benítez (ALN).- Este jueves Nicolás Maduro, luego de jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia, y no ante la Asamblea Nacional como manda la Constitución, se trasladó al Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana, ubicada en el Fuerte Tiuna, la más emblemática base militar de Venezuela. “Lo reconocemos como nuestro Comandante en Jefe”, manifestó el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, quien ha sido su principal respaldo desde 2014.

Pedro Benítez (ALN).- Para bien y para mal las fuerzas militares venezolanas han sido en el último siglo la columna vertebral del Estado. Esa posición ha estado y está (hoy) amenazada por grupos armados que han penetrado el territorio del país bajo el amparo de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro por razones ideológicas y como aliados del proyecto político chavista. Pero a eso hay que sumar el desprestigio en el que han caído a los ojos de la población, que las identifica como parte del régimen. Un aspecto siniestro que revela la otra cara de la crisis venezolana.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Puede una operación militar derrotar la hiperinflación? Los altos mandos militares de Nicolás Maduro, encabezados por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, contribuyen al proceso de destrucción de la economía venezolana chocando contra la misma piedra. El nuevo intento por derrotar a unas fuerzas económicas que no alcanzan a comprender sigue el libreto de la guerra económica que el dictador Idi Amín Dadá aplicó en Uganda en los años 70.

D. Gómez / Z. Amador (ALN).-La situación en Venezuela es apocalíptica. La falta de luz ha disparado el hambre, la inseguridad, la desinformación, la histeria, el miedo. La situación da para una novela, pero también para un poema.Porque en la oscuridad más absoluta salieron a la luz los dólares.

Daniel Gómez (ALN).- Por la fuerza del discurso. Por lo certero del diagnóstico. Por el nivel de oratoria. Por todo, se ha hecho viral el vídeo en el que Kelvyn Rannyer Oliveros Solís, sargento segundo e infante de la marina venezolana, explica por qué la Fuerza Armada debe ponerse del lado de Juan Guaidó. Habla tan claro que incluso podría confrontar al mismísimo Vladimir Padrino López, el general que sostiene a Maduro.

Zenaida Amador (ALN).- La maquinaria del chavismo se activó con fuerza esta semana. Ya no sólo se hacen alardes de cohesión en las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y se busca exhibir la lealtad de los componentes militares a Nicolás Maduro. Ahora Maduro y sus altos funcionarios se atrincheran, se radicalizan y tratan de meter miedo con las palabras y los hechos. En la medida en que se acerca el 23 de febrero se esfuerzan por sembrar temor en un intento por anular el ímpetu del rechazo popular.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Por qué el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, advierte del riesgo de guerra civil en Venezuela? Esta sólo es posible si hay una fractura en el mundo militar. “Estamos para evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo”, dijo este jueves el ministro. Qué ocultan las palabras del general que sostiene a Maduro en el poder.

Pedro Benítez (ALN).- Para que el apoyo militar ruso a Nicolás Maduro sea más que un gesto, el Gobierno tiene que pagar. Esto tiene un precio. Una fuente son los recursos mineros de la Venezuela profunda, al sur de río Orinoco. Pero hay un obstáculo: las comunidades indígenas. El operador ante los rusos y las minas de oro, es la misma persona, el ministro de la Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López.

Pedro Benítez (ALN).- La semana pasada la Asamblea Nacional Constituyente de Nicolás Maduro firmó un acta de rendición. Derogó la ley de ilícitos cambiarios vigente desde 2008. En teoría ya no será ilegal comprar y vender libremente divisas en Venezuela. El régimen chavista se ha rendido ante el dólar paralelo. Ese mismo que aseguró pulverizaría. Una derrota. Pero no es de sus derrotas y fracasos de lo que quieren Maduro y el régimen que se hable. No del hambre y la emigración masiva, sino de golpes y atentados.

Pedro Benítez (ALN).- Desde 2006 la oposición venezolana se propuso derrotar electoralmente a Hugo Chávez y a su movimiento, arrancarle la bandera de la legitimidad al chavismo usando su Constitución y sus reglas. Lo logró de manera clara en la elección parlamentaria de 2015. Para lo que nunca se preparó fue para el día después, cuando el chavismo demostrara que no tenía intenciones de ceder el poder por un resultado electoral. Esa es la estrategia que busca hoy ante la reelección de Nicolás Maduro.